Dulceida se defiende de las críticas por su viaje a África en Instagram

La influencer se ha disculpado por todo lo sucedido, pero también ha pedido respeto a los usuarios de las redes sociales que asegura que le han llegado a desear la muerte

MADRIDActualizado:

Después de que Javier Ambrossi decidiese abandonar Twitter por las críticas que recibió Dulceida tras su viaje a Ciudad del Cabo, la «influencer» ha decidido emitir un comunicado para expresar cómo se siente y aclarar la polémica.

«Es totalmente falso que comerciáramos con las gafas de sol que les dimos a los niños. Es más, no tengo ninguna colección de gafas en este momento, ni colaboro con ninguna marca de gafas de sol, por tanto, es absolutamente incoherente que yo buscara lucrarme con esa publicación. Simplemente nos pidieron las gafas y se las regalamos, todo lo demás es falso. Mi intención en ningún momento ha sido la de hacer daño con estas fotografías, ni mucho menos utilizar a la gente de la tribu y lamento mucho si alguien se ha llevado esa impresión. Estamos haciendo un safari turístico por África y en la ruta nos llevaron a conocer a la tribu, una experiencia maravillosa que volvería a repetir», comienza diciendo sobre lo sucedido.

El pasado lunes, Dulceida se convirtió en «Trending Topic» después de subir a su cuenta de Instagram unas fotos con unos niños de color con sus gafas de sol de Miss Hamptons, un modelo diseñado por la «influencer» para la firma. Los internautas no tardaron en plasmar su malestar en las redes sociales: «Se ha marcado un viaje a un poblado donde las reservas de agua se están agotando para subir fotitos suyas bañándose y regalarles a estos niños unas gafas de sol de su marca, subirlo a Instagram y cobrar por ello», fue uno de los tuits que primero se viralizaron al respecto.

Además, Dulceida asegura que desconocía que algunos de los muchos poblados africanos estén sufriendo una sequía, por lo que pide disculpas por las imágenes que había subido a su cuenta de Instagram tomándose un baño.

El paraíso de los Pingüinos 🐧💦🌈🌹⛅️🐚🏝💘🔝 #efmoment

Una publicación compartida de Aida Domenech (@dulceida) el

Pese a todo lo dicho y las disculpas, Dulceida no está contenta con el trato que los usuarios de las redes sociales le han dado: «Se me ha insultado, se me ha vejado, se me ha maltratado con total vehemencia en las redes sociales. Se ha llegado a desear mi muerte, sí, mi muerte, solo por publicar en Instagram una foto donde no hago daño a nadie. Las críticas se pueden entender, pero hay límites que no se deben superar. No soy la mejor persona del mundo, pero intento ser buena y poner mucho amor en todo lo que hago. No tengo que justificar ni mostrar públicamente las aportaciones desinteresadas que hago a distintas organizaciones, por eso mismo, porque son desinteresadas, pero no juzguéis sin conocer y sin ver más allá de lo que muestra una imagen. Sé lo que conlleva ser un personaje público, pero eso no justifica las agresiones verbales que he sufrido durante estos días, me haya confundido o no. Ni por supuesto las invenciones y noticias falsas sin contrastar que se han publicado respecto a mi persona. No todo vale».

También asegura que existe una constante crítica hacia las «influencers» y que siempre tienen que estar justificando su trabajo.