ABC

Carlos Baute y su hijo se verán de nuevo en los juzgados

José Daniel, que ya demandó al cantante en dos ocasiones, reclama 20.000 euros por daños personales

Pilar Vidal
Actualizado:

Fue en el verano de 2009 cuando en un espacio de sobremesa de Antena 3, «Vaya par», liderado por María Patiño y Jesús Mariñas, sabíamos de la existencia de una venezolana de nombre Náyera, vecina del cantante Carlos Baute (45 años), y madre de su primer hijo, de nombre José Daniel. Entre lágrimas confesaba que este la dejó embarazada, cuando aún eran niños -ella tenía 13 y el, 15 años- y aún iban al colegio. La familia de Náyera la aisló de todo, aunque el cantante se enteró cuando el embarazo era tan pronunciado que era imposible de ocultar. Cuando se lo dijo, nunca más le volvió a ver y su familia -eran vecinos- le retiraron el saludo.

José Daniel tuvo la oportunidad de conocer a Baute en Caracas en el funeral de su abuelo paterno, aunque no intercambiaron ninguna palabra. Luego, según el joven relata esta semana en la revista «Corazón» hubo un acercamiento entre ellos por mediación del mánager del cantante. «Cuando llegamos a la casa me registraron por si tenía un micrófono o grabadora, y me sentí humillado. Pero no protesté porque estar con él me hacía mucha ilusión».

Más tarde, vinieron seis años de lucha judicial emprendida por el joven hasta que el propio Baute quiso poner fin enviando una carta al juzgado, reconociendo que era el padre. Ya con el apellido en el DNI, Daniel Baute volvió a interponer una demanda para solicitar una pensión alimenticia.

Baute la ganó ya que la jueza declaró que, con 26 años, Daniel, ya era lo suficientemente mayor como para subsistir por sus propios medios. «Yo quería terminar los estudios universitarios que dejé en Venezuela. Él se negó ayudarme. En ese juicio me dijeron que me fuera a pedir a Cáritas. Me sentí humillado», confesaba tras la derrota. Según su propio testimonio, los abogados de Baute pidieron en aquel momento que se le investigase para averiguar si su situación era irregular o si tenía los papeles en regla para estar en España.

«¿Por qué yo no?»

Todos los logros judiciales han sido insuficientes para que Daniel cure sus heridas emocionales. Se siente rechazado por su padre y cuando escucha sus canciones o ve imágenes de él con su actual mujer, Astrid Klisans (34), y sus dos hermanos, no lo entiende. «¿Por qué ellos sí y yo no, si somos de la misma sangre?», se pregunta Daniel.

Baute solo ha hablado del tema públicamente una vez, a través de una entrevista que concedió a la revista «LOVE» en la que dijo: «A un padre no se le busca en la televisión». Ahora se enfrenta a una nueva demanda por daños personales en la que su hijo le solicita 20.000 euros. Para ello ha contratado los servicios del popular abogado de las reclamaciones de paternidad más mediáticas, Fernando Osuna. «No se pueden probar muchos hechos aunque han ocurrido», reconoce el letrado a este periódico ante la pregunta de por qué le solicita tan poco dinero. Ahora, padre e hijo se volverán a ver las caras en el juzgado.