Los 72 años de Liza Minnelli, el declive de una diva

La actriz fue considerada una de las estrellas cinematográficas con una alta probabilidad de éxito en Hollywood

MadridActualizado:

Liza Minnelli era hija del director de cine Vincente Minnelli y la icónica artista Judy Garland. Inicialmente se preparó para ejercer como patinadora sobre hielo, pero en 1963 obtuvo un papel secundario en el reestreno del musical «Best Foot Forward». El éxito por su interpretación provocó que apareciera en varios programas de televisión, entre los que se encontraban «The Ed Sullivan Show» y «The Tonight Show», momento en el que llamó la atención de un público más amplio.

En 1965, a los 19 años, Minnelli interpretó a Flora, protagonista del musical «Red Menace». El espectáculo se presentó solo 87 veces, pero su actuación le valió un premio Tony a la mejor actriz en un musical, y se coronó como la ganadora más joven del siglo XXI en esta categoría.

Dos meses después de interpretar a Flora, Minnelli comenzó su primera gira en solitario. Al igual que su madre, obtuvo una maravillosa respuesta por parte de la audiencia. Al principio rechazaba las propuestas que le llegaban para actuar en el cine, sin embargo finalmente aceptó un papel pequeño como la secretaria de Albert Finney en «Charlie Bubbles» (1968). Al año siguiente, por su actuación en «The Sterile Cuckoo» (1969), recibió su primera nominación al Oscar (a la mejor actriz).

Su mayor éxito de pantalla surgió con «Cabaret» (1972). En el musical, derivado de la obra de John Van Druten, Minnelli causó sensación entre el público. Tras su rotundo éxito, se convirtió en la primera intérprete en aparecer en las portadas de las revistas de noticias como «Time» o«Newsweek». En 1973 ganó el Premio de la Academia a mejor actriz por su papel en «Cabaret».

En este momento de su carrera, Minnelli fue considerada una de las dos únicas estrellas cinematográficas con una alta probabilidad de éxito en Hollywood (la otra era Barbra Streisand), pero decidió regresar a la gran pantalla, algo que le costó su carrera en Broadway. Sus siguientes proyectos cinematográficos no obtuvieron ni de cerca el éxito anterior.