Bernard Arnault junto a su esposa, la pianista Hélène Mercier
Bernard Arnault junto a su esposa, la pianista Hélène Mercier - ABC
EL PULSO DEL PLANETA

La guerra del lujo se libra en la prensa de papel

El grupo LVMH, en manos de Bernard Arnault, perfila la adquisión del diario «Le Parisien», el de mayor tirada en Francia

Actualizado:

«Le Parisien», el respetado diario francés nacido en 1944 al abrigo de la Resistencia, está en el punto de mira del propietario de Louis Vuitton, Dior o Bulgari. Pero no es la primera vez que el grupo LVMH compra medios. Y es que no hay mejor modo de influir en la reputación de la competencia.

La batalla del sector del lujo tiene lugar en Francia y es allí donde se mueven las plumas y las espadas más afiladas. La compra de «Le Parisien» completa el portfolio de LVMH, pero sus hazañas con los medios vienen de lejos. En 1993, Bernard Arnault adquirió un paquete mayoritario de «La Tribune Desfossés», fiel descendiente de un folleto diario sobre la Bolsa, nacido en París en 1824 (Cours de la Bourse et de la Banque), que tuvo siempre la vocación de permanecer plural e independiente. Cuando LVMH se hizo con un 51% de «La Tribune», la sacó de sus deudas de 200 millones de francos. Pero en 2001, además de la subida del precio del papel, una parte importante del equipo de redacción se rebeló al comprobar que no se respetaba el contrato de independencia firmado, forzándose a tratar de modo especial las empresas participadas por Bernard Arnault.

La carrera de Nicolas Sarkozy –amigo personal de Arnault– hacia el Elíseo, complicó aún más las cosas y hubo una dimisión en bloque tras la publicación de una doble página sobre aparentes dificultades del grupo PPR (ahora Kering), competencia directa de LVMH. «La Tribune» acabó vendiéndose años después al grupo Hima France.

En 2007, LVMH se interesó por el potente diario económico «Les Échos». Los redactores del periódico, inquietos por su independencia editorial, intentaron evitar la venta. «Les Échos» forma desde entonces parte del grupo LVMH.

Esta primavera, Bernard Arnault intenta hacerse con el primer diario generalista francés. Ha puesto sobre la mesa 50 millones de euros para comprar «Le Parisien» y su versión nacional, «Aujourd’hui en France», con diez ediciones distintas. Declaran buscar mayores economías de escala para «Les Échos».

Nueva estabilidad

La realidad es que una avalancha de reconocidos hombres de negocios se apresura a invertir en la prensa escrita francesa, creando una nueva estabilidad en el sector. Las crisis financieras recientes de «Le Monde» o «Libération» no han evitado que el millonario Patrick Drahi –a través de Altice Media Group– haya comprado el periódico «Libération» y la revista «L’Express» para su portfolio de 20 cabeceras. Xavier Niel (el magnate de las telecomunicaciones), Matthieu Pigasse (de Lazard Frères) y Pierre Bergé (socio del desaparecido Yves Saint Laurent), han invertido 110 millones de euros en «Le Monde». La transición hacia el mundo digital y las dificultades para rentabilizar el papel no han sido suficientes para desinflar un sector clave.

El grupo Amaury, propietario de «Le Parisien», busca centrarse más en sus proyectos deportivos –son los organizadores del Tour de Francia–. La compra, que se concluiría en octubre, afectaría a las ramas de publicidad y distribución del grupo, pero no habría despidos a nivel editorial ni se unirían las redacciones. «Le Parisien», con una tirada de entre 420.000 y 380.000 ejemplares diarios, supera a «Le Figaro» (320.000), «Le Monde» (280.000) o «Les Échos» (125.000). Con esta nueva adquisición, LVMH se hace aún más fuerte en la creciente batalla de la industria del lujo.