El Ángel abrió en el local de una antigua mercería con el mism o nombre
El Ángel abrió en el local de una antigua mercería con el mism o nombre - BELÉN RODRIGO

La tienda de las imágenes de San Isidro y Santa María de la Cabeza y de las túnicas del Cristo de Medinaceli

En El Ángel se encuentran todo tipo de artículos religiosos y entre las restauraciones realizadas destaca la de la Virgen de Atocha antes de la visita de los Reyes de España por motivo de su boda

MadridActualizado:

Las imágenes de San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza que cada año salen en procesión por la ciudad fueron realizadas en los talleres de la tienda de artículos religiosos El Ángel. También la réplica de la Virgen de la Almudena que se entregó a Benedicto XVI en su visita a Madrid así como todas las túnicas que visten los cofrades de Jesús de Medinaceli. Entre los trabajos de restauración realizados en esta casa destaca el de la Virgen de Atocha, poco antes de la boda de los Príncipes de Asturias. La tienda, fundada en 1867 como Sobrinos de Pérez, es una de las pocas que quedan en la ciudad dedicadas al arte religioso. Y en ella se encuentra de todo. Desde una estampa por 20 céntimos hasta sagrarios que pueden llegar a los 30.000 euros. Imaginería, casullas, cálices, cadenas, libros religiosos, rosarios...todo tipo de objetos de orfebrería, ornamentos, imágenes, nacimientos, para las cofradías y la liturgia.

El negocio fue fundado por dos hermanos, Basilio y Leoncio Pérez, quienes se instalaron en la calle Postas 6, procedentes de Matute (La Rioja). Buscaban labrarse un porvenir y comenzaron por dedicarse al sector textil, sobre todo de tipo religioso. A pesar de su pequeño tamaño la tienda logró hacerse un hueco en la industria al estar situada en una de las mejores zonas para el comercio del momento. Durante cuatro generaciones el negocio pasó de tíos a sobrinos. «Según me han contado, lo normal es que los hijos de los dueños estudiasen una carrera y acabasen dedicándose a otra cosa, de más nivel en aquella época», cuenta a ABC Jesús Jiménez, uno de los tres hermanos que representan la sexta generación de este negocio familiar. Fue su abuelo, Jesús Jiménez, quien trabajaba en la tienda con sus tíos desde los 14 años, quien se convirtió en el primer propietario único. Y de él pasó a su hijo, también llamado Jesús Jiménez,quien ahora dirige el negocio con sus tres hijos: Elena, Jesús y Olga.

En El Ángel realizan todas las túnicas para los cofrades del Cristo de Medinaceli
En El Ángel realizan todas las túnicas para los cofrades del Cristo de Medinaceli - BELÉN RODRIGO

Hace 30 años la familia decidió adquirir un nuevo local, en la calle Esparteros, a escasos metros del primero que se mantiene. «Era una mercería centenaria que cerró y mantuvimos la estructura de la tienda, al igual que de la fachada, que está protegida», explica su dueño. Un local mucho mayor en el que después de algunas reformas han logrado exhibir un alto número de imágenes, cuadros, retablos, sagrarios, cálices y belenes, entre otros objetos. Conservaron incluso el nombre de la tienda, El Ángel, los mostradores y algunos objetos como un cuadro con la imagen de un ángel. En la antigua cueva «donde un historiador nos ha contado que hace 300 años había un convento» sirve hoy para exhibir muchas figuras y telas para las casullas. «Hicimos una gran reforma en la antigua cueva que se usaba antes para almacén. Al quitar el yeso descubrimos las paredes de piedra», resalta Jesús Jiménez. Su padre destaca la calidad de todo lo que en esta tienda se vende, algo que es común en las pocas tiendas del sector que todavía se mantienen en Madrid. «No hay tiendas tan buenas como las de Madrid, por eso tenemos muchos pedidos de fuera». Con excepción de Andalucía, donde es más fácil encontrar más negocios dedicados al arte sacro, trabajan para muchos puntos del país.

Jesús Jiménez, sexta generación al frente del negocio
Jesús Jiménez, sexta generación al frente del negocio - BELÉN RODRIGO

Capillas e iglesias

«Nuestros clientes son sobre todo particulares, sacerdotes, cofradías y turistas, especialmente el sudamericano. Compra mucho y tiene gran poder adquisitivo», señala el responsable. También equipan iglesias y capillas, ahora más de hospitales y de residencias. Entre los trabajos más recientes está la equipación de una iglesia de Venezuela. «Enviamos todo, excepto los bancos». La Semana Santa es una de las épocas más movidas del año para este negocio, al igual que en Navidad con los más de mil belenes que reúnen en la tienda. «Cambiamos totalmente la decoración para que se puedan ver los belenes aunque mantenemos algunos todo el año», explican. En lo que se refiere a la Pascua, «todos los años las cofradías tienen que lucir algo nuevo y nos hacen algún encargo». Trabajan mucho para cofradías de Madrid y de Castilla - La Mancha. «Hace unos años las procesiones en Madrid tenían pocos pasos pero ha ido a más», añaden.

Han recuperado la antigua cueva donde se exhiben numerosas imágenes
Han recuperado la antigua cueva donde se exhiben numerosas imágenes - BELÉN RODRIGO

La pequeña tienda de la calle Postas conserva las telas para los hábitos y vende imaginería, especialmente para los turistas. Benito Pérez Galdós cita este comercio en su obra “Fortunata y Jacinta”. La Virgen del Carmen y los santos madrileños son las imágenes más solicitadas. La tienda está abierta todo el año y trabajan doce personas. El taller de los bordados con el que trabajan se encuentra en Ciudad Real, y el de orfebrería y tallista en Madrid. Y en El Ángel este comercio de tan antigua tradición se ha adaptado a las nuevas tecnologías, con un catálogo electrónico de venta online. Y aunque la crisis también les afectó mucho, «después de unos años que fueron muy buenos», sigue habiendo devotos por toda España y fuera de ella muy interesados en los artículos religiosos.

La primera tienda fundada en 1867 en la calle Postas 6
La primera tienda fundada en 1867 en la calle Postas 6 - BELÉN RODRIGO