Los empleados y usuarios del centro deportivo municipal Las Cruces (Aluche) protestan, ayer, para pedir la subrogación de sus empleados
Los empleados y usuarios del centro deportivo municipal Las Cruces (Aluche) protestan, ayer, para pedir la subrogación de sus empleados - JOSÉ RAMÓN LADRA

Rebelión en los polideportivos municipales: «Nos despedirán a la mitad si los municipalizan»

Los 250 empleados de los cinco polideportivos municipales reclaman la subrogación del 100% de la plantilla

MADRIDActualizado:

Desde que el equipo de Manuela Carmena anunciase el pasado lunes que los cinco centros municipales deportivos que aún gestionan empresas privadas serán municipalizados antes de que acabe el año, la incertidumbre se ha instalado en los 250 empleados afectados por el cambio de criterio. «Lo único que queremos es mantener nuestros puestos de trabajo y si municipalizan los polideportivos, nos despedirían a la mitad de la plantilla», indica a ABC Cristian Maltese, empleado del polideportivo Díaz de Miguel (Tetuán).

Madrid dispone de 74 centros deportivos, de los cuales, más del 80 por ciento están gestionados directamente por el Ayuntamiento de la capital. Tras diez años administrados de forma indirecta, en los próximos meses vencerá el contrato de cinco de ellos y el gobierno de Ahora Madrid quiere que, conforme a su programa electoral, todo en el Ayuntamiento sea dirigido sin intermediarios. Los complejos cuya cesión vence entre julio de este año y enero de 2019 son la piscina municipal de la Almudena, gestionada por Adip; el centro Antonio Díaz Miguel, dirigido por Básico Sport Center; Las Cruces; Francisco Fernández Ochoa, concedido a Duet Sport, y Fuente del Berro, adjudicado a una empresa local. Y su destino ya está escrito, al menos, así lo anunció el director general de Deportes del Ayuntamiento, Javier Odriozola, el pasado lunes en la comisión del ramo. Odriozola anunció que en los centros municipales que caduquen los contratos «se irá a la gestión pública directa», con personal procedente de la plantilla actual del servicio, que «tengan derecho a la subrogación», y el resto será personal municipal.

Esta «falta de claridad» sobre el destino de la plantilla actual es la que genera miedo entre los trabajadores. «Queremos que se comprometan a subrogar el 100% de la plantilla o que renueven el contrato a las concesionarias», declara a ABC Rubén de Andrés, uno de los 47 trabajador de Las Cruces (Aluche) que se han formado la Plataforma de Trabajadores CDM del Ayuntamiento. Hasta ahora estas empresas se encargaban de la gestión integral de los polideportivos, es decir, del personal técnico y del administrativo. Lo que temen los empleados es que el Consistorio «rescate» sólo a los monitores y reemplace al resto de la plantilla (servicios de limpieza, contabilidad, administración,...) con funcionarios municipales que provengan de otros centros. «Tampoco sabemos de dónde van a sacar tantos trabajadores públicos para suplirnos. Esto al final en quien repercute es en los usuarios que han expresado en distintas encuestas que están satisfechos con nuestro trabajo», sostiene De Andrés.

Pese a que el PSOE está a favor de la municipalización de todos los centros, la edil Mar Espinar cuestionó la decisión por cómo podía afectar a los trabajadores. «Creo que Ahora Madrid debe abandonar su discurso etéreo y asumir las decisiones políticas», afirmó la socialista, que reclamó concreción al Gobierno sobre cómo iban a gestionar los diez nuevos centros que también habían prometido construir para los que necesitarían 900 trabajadores más.

En el lado contrario, PP y Cs apuestan por la renovación de los contratos. «Lo primero que hay que preservar es el empleo y es lo contrario de lo que hará Carmena; esto son los criterios particulares de este equipo de Gobierno que viene a atender sus intereses dogmáticos», criticó el portavoz del PP José Luis Martínez-Almeida tras visitar el centro de Tetuán. Sofía Miranda, edil de Cs, censuró que el porvenir de 250 personas no puede estar supeditado a la «ideología y no a la realidad».