Mato, en el pasillo, a la derecha, en el momento de la fuga de los concejales rebeldes
Ayuntamiento de Madrid

Rebelión en Cibeles: la destitución de Sánchez Mato causa la mayor crisis de gobierno de Carmena

La aprobación del Plan Económico de la alcaldesa dinamita a Ahora Madrid, mientras IU pierde peso dentro del consistorio

Seis concejales se ausentan del Pleno para no votar. Zapata, Mayer y Barbero amenazan con dimitir

MadridActualizado:

Cristóbal Montoro se erigió ayer como el caballo de Troya que ha desatado el mayor terremoto interno en Cibeles. Las exigencias del Ministerio de Hacienda para que el Ayuntamiento de Madrid cumpliese la regla de gasto terminaron por dinamitar los puntos de sutura que mantenía unidas las distintas sensibilidades políticas que conforman Ahora Madrid. La tercera crisis del gobierno de Manuela Carmena se fraguó ayer, después de que el domingo a media noche Izquierda Unida se negarse a apoyar el Plan Económico Financiero (PEF) pactado con Hacienda.

Anunciaron que sus tres ediles se ausentaría de la votación. Y Carmena contestó con mano de hierro: a primera hora de la mañana de ayer firmó un decreto para destituir al delegado de Economía y Hacienda del Consistorio, Carlos Sánchez Mato (IU), y otro para nombrar, en su lugar, al hasta ahora concejal-presidente de los distritos de Centro y Chamberí, Jorge García Castaño (Podemos). «No podía permitir que el concejal de Hacienda no apoyase la propuesta que el mismo había dirigido al Pleno», justificó la alcaldesa al comienzo del pleno más tenso de su mandato. Carmena tomó la decisión del cese de Sánchez Mato apenas unas horas antes de que se celebrase esta sesión extraordinaria y urgente. La obsesión de la alcaldesa era recuperar el mando de las cuentas municipales. Y para ello necesitaba aprobar un PEF acorde con los cánones señalados por Hacienda.

Esta hoja de ruta señala las pautas de ajuste de los presupuestos municipales para este año y el que viene. Era un paso imprescindible para que el Ayuntamiento volviera a poner en marcha las obras paralizadas por la suspensión cautelar por parte del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que afectaba a 274 millones de inversiones financiadas con el remanente de tesorería. La actitud desafiante que el hasta ahora delegado de Economía había mantenido con el Ministerio había impedido que el departamento de Montoro diese el visto bueno de los tres PEF anteriores que el Ayuntamiento les había presentado.

Su obstinación por liderar la cruzada contra la regla de gasto le terminó por pasar factura. Durante estos dos años y medio de choques entre ambas adminisitraciones, la regidora se mantuvo al margen. Hasta que el Ministerio impuso unas medidas exhaustivas de tutelaje de las cuentas. Entonces, Carmena apartó a su delegado de las conversaciones y se apoyó en su mano derecha, la delegada de Equidad, Marta Higueras y en la interventora del Ayuntamiento.

Sánchez Mato entró al Pleno con una sonrisa disfrazada, pero después enmudeció. «Ha sido un privilegio trabajar por Madrid desde el área de Economía y Hacienda durante estos dos años y medio. Un 10 a todo mi maravilloso equipo y al funcionariado. Los errores son míos. Los aciertos colectivos». Ese fue el único mensaje que transmitió tras su cese y lo hizo a través de las redes sociales.

Cambios en los distritos

Mientras, en la tribuna de invitados, que estaba repleta de miembros de IU, se sucedían los aplausos hacia los ediles rebeldes de Ahora Madrid cuando comenzaron a abandonar el Pleno. Además de los tres ediles de IU, también se ausentaron la facción anticapitalista de Podemos, Rommy Arce y Pablo Carmona y la concejal de Ganemos Montserrat Galcerán. No obstante, los seis sillones vacíos en la bancada de Ahora Madrid y los votos en contra del PSOEy Ciudadanos no impidieron que el PEF fuera aprobado gracias al apoyo del PP. Desde la tribuna de prensa, el coordinador general de la alcaldía y también conocido como el «alcalde en la sombra», Luis Cueto, observaba esta escena insólita.

Flanqueada por la teniente de Alcalde y por su nuevo delegado de Economía, la alcaldesa trató de explicar sus motivos. «Era un objetivo importante conseguir la normalización», reiteró, al tiempo que responsabilizó a IU de las consecuencias. «¿Qué sentido tiene que IU decida lo que se ha vota en el Pleno?», cuestionó la regidora, que defendió que Ahora Madrid es una candidatura vecinal en la que no caben los intereses partidistas.

La alcaldesa afirmó que habló con Sánchez Mato el sábado por la mañana y lo encontró «tenso». Su partido había convocado una asamblea para posicionarse sobre el PEF. «Yo sé que él lo ha pasado mal y lo siento», expresó Carmena, que descartó que el otro edil de IU que forma parte de la Junta de Gobierno, Mauricio Valiente, sea destituido y anunció una reestructuración de las Juntas de Distritos para desahogar a García Castaño de tanto peso. También apagó otra posible fuga en el seno de Ahora Madrid. Los ediles de la agrupación Madrid 129 Celia Mayer, Javier Barbero y Guillermo Zapata, dejaron en el aire su continuidad y tacharon de «error» la destitución de Sánchez Mato. Sin embargo, Carmena aseguró que no tenían intención de abandonar, sino que lo que buscaban es «tener más participación».

Quien seguro perderá todo el peso en la Corporación es Sánchez Mato, que se quedará solo al frente de Vicálvaro. El próximo movimiento será, según confirmaron a ABC fuentes próximas a la alcaldesa, destituirle de la presidencia del Consejo de Administración de Calle 30 y vicepresidente de EMT.