Uno de los camiones destrozados a su paso por el puente de San Nicolás
Uno de los camiones destrozados a su paso por el puente de San Nicolás - ABC

El puente «tragacamiones» de Leganés, un problema de altura bajo las vías del tren

Los choques se repiten con frecuencia desde hace años. En diciembre ya son dos los vehículos afectados

MadridActualizado:

Pasar con un vehículo de más de 2,85 metros resulta imposible. Desde hace años, decenas de camiones y hasta algún autobús interurbano se han visto atrapados en el puente de San Nicasio (Leganés), conocido popularmente como el puente «tragacamiones». Ayer mismo tuvo lugar el último accidente, el segundo en lo que va de mes. «Menos mal que el techo es resistente», comenta un vecino de forma jocosa. Cansados de observar como el problema aflora con relativa frecuencia, la ironía se ha instalado entre los residentes de las casas cercanas: «Parece un concurso pensado para que gane el que acabe más destrozado».

El desnivel, construido para sortear el paso del tren de Cercanías entre los barrios de San Nicasio y Leganés Centro, presenta un carril por sentido en la avenida del Doctor Mendiguchia Carriche. Si bien es cierto que la altura máxima es la misma en cada extremo, los siniestros más frecuentes se producen en la entrada más próxima a la avenida de la Universidad: «Suelen doblar a la derecha sin darse cuenta de las advertencias», subraya otro residente, con la imagen todavía reciente de los dos últimos accidentes.

El de ayer tuvo lugar a primera hora de la mañana, cuando un camión rozó la caja con la parte superior, en una jornada inmersa en la densa niebla. El anterior, ocurrido la noche del pasado 3 de diciembre, fue más aparatoso: un camión, en este caso de alquiler, destrozó su remolque al empotrar la parte de arriba contra el muro. De nada sirvieron en ambos casos tanto las señales como el semáforo, conectado a una célula fotosensible, que avisa en caso de superar el alto permitido.

Varios coches pasan por debajo del puente de San Nicasio
Varios coches pasan por debajo del puente de San Nicasio - ISABEL PERMUY

Tal es la reiteración de las colisiones («No hay año que baje de tres o cuatro», aseguran en la zona) que todos los grupos políticos en la localidad son conscientes de un problema de difícil abordaje. «El problema es que por encima de la calzada pasa la línea C-5 de Cercanías», apuntan desde el Ayuntamiento, conscientes de que la única solución definitiva sería un soterramiento de las vías, que dependen del Ministerio de Fomento: «Se han hecho propuestas en ese sentido, pero ninguna ha llegado a buen puerto». Agregan, además, que «el 90 por ciento de los accidentes se producen con vehículos de alquiler, cuyos conductores no están acostumbrados a ver este tipo de señales ni a calcular la altura que llevan encima».

Control de gálibo

Pese a que en 2015 el actual Gobierno instaló semáforos inteligentes para avisar a los conductores en caso de alcanzar los 2,85 metros, los choques no han remitido. La presencia de la Policía Local tampoco parece suficiente en uno de los puntos más transitados de Leganés. Al otro lado, el portavoz de Unión Por Leganés (ULEG), Carlos Delgado, denuncia la dejadez municipal a la hora de adoptar nuevas medidas. «No vale poner de excusa que los conductores no conocen la calle. Deberían poner señales más claras, porque las que hay son muy genéricas», explica.

Para ello, proponen implantar pórticos de control de gálibo con el objetivo de que «los camiones pudieran saber con antelación si van a poder pasar o no». Colocar paneles luminosos e, incluso, intentar bajar el nivel de la calzada son otras de las soluciones propuestas para un puente que, haciendo honor a su descriptivo apodo, continúa haciendo de las suyas.