Narcopiso en Malasaña: «Cualquier día matan a alguno»

Los vecinos denuncian un «infierno» de reyertas, gritos y hedores; los comercios de la zona aprecian una pérdida de clientela

MadridActualizado:

El número 28 de la calle del Tesoro, en pleno corazón de Malasaña, se ha convertido en un «narcospiso». Desde hace dos años se viene produciendo esta situación, que empeora cada día más. El trasiego de «clientes» que acuden en busca de su dosis, que consumen allí e, incluso, se quedan a dormir no para de aumentar.

Los vecinos denuncia el infierno que están sufriendo: reyertas, jeringuillas, suciedad… Afecta también a los negocios de la zona que están perdiendo clientela «El otro día detuvieron a uno hombre por clavarle a otro unas tijeras»; cualquier día matan a alguno», comenta un vecino. «Las mujeres se prostituyen a cambio de una dosis y hace poco violaron a una toxicómana».

«Hay mucha Policía pero también sensación de inseguridad», dice un encargado de una tienda. «Esto es un infierno, así no podemos vivir», exclaman los afectados.