Interior de la vivienda donde se originó el fuego
Interior de la vivienda donde se originó el fuego - ABC

Mueren en el hospital dos de los tres heridos en el devastador incendio de Entrevías

Se trata de la mujer sexagenaria, cuyo marido está ingresado en el hospital de Getafe con quemaduras en brazos y piernas, y de Josefo, vecino del séptimo

MadridActualizado:

Dos de los tres heridos graves en el devastador incendio del número 101 de la Ronda Sur, en el barrio de Entrevías, fallecieron ayer en el hospital de La Paz debido a la gravedad de sus lesiones. Se trata de la mujer sexagenaria, cuyo marido está ingresado en el hospital de Getafe con quemaduras del 40 por ciento en brazos y piernas, y de Josefo, vecino del séptimo D. Su pérdida de une a la de Miguel A., dueño del piso donde se originó el fuego, quien no pudo salir con vida del edificio. Según explicaron ayer algunos de los afectados, la mayoría de vecinos han podido regresar a sus casas.

La Policía Nacional continúa con las pesquisas para esclarecer las causas de un incendio desatado en la madrugada del sábado en el interior del tercero A. Allí, además de Miguel, vivían desde hacía poco tiempo el matrimonio truncado por la tragedia y un cuarto hombre de origen magrebí que logró salir ileso.

El fuego devoró por completo la vivienda, extendiéndose hacia las plantas superiores. «Escuchamos los gritos y todo se llenó de humo. Cuando estábamos casi todos en la calle, se produjo una explosión», relataba el mismo día de los hechos una vecina. Ese «estruendo» golpeó de lleno a Josefo cuando trataba de auxiliar a otras personas afectadas.

Precisamente, la necesidad de alertar al resto de residentes, terminó también por costarle la vida a Miguel, cuyo cuerpo fue encontrado por los bomberos una planta más arriba. Murió a consecuencia de la inhalación de humo. La gran carga de humo provocó, además, que otras 16 personas fueran atendidas de carácter leve por los sanitarios de Samur-Protección Civil.

Hasta nueve dotaciones de Bomberos -tres coches-bomba, dos escalas y varios vehículos de mando- tuvieron que intervenir en la extinción de las llamas. Mientras ello ocurría, algunos moradores fueron confinados en sus casas.