Manifesetación vecinal, este lunes, en el barrio de Las Musas-Las Rosas
Manifesetación vecinal, este lunes, en el barrio de Las Musas-Las Rosas - GUILLERMO NAVARRO

«Motín» vecinal por el caos que «provoca» el Wanda Metropolitano durante los partidos del Atlético de Madrid

San Blas se echa a la calle por el tráfico, la suciedad y las reyertas en el entorno del estadio Metropolitano los días de partido del Atlético de Madrid

MadridActualizado:

Los cerca de 65.000 vecinos que se reparten entre los barrios de Las Rosas y Las Musas (distrito San Blas-Canillejas) ayer dijeron basta. Decenas de residentes salieron a la calle para pedir al Ayuntamiento, a la Comunidad de Madrid y al Ministerio de Fomento que coordinen sus esfuerzos para solucionar los problemas que azotan al distrito desde la apertura del estadio Wanda Metropolitano en septiembre del año pasado. El colapso circulatorio al que se ve sometida la zona los días de partido; la insuficiente oferta –a su juicio– de transporte público para llegar al templo del Atlético de Madrid; sumado a la invasión de vehículos aparcados en pasos de cebra, aceras, puertas de garajes, más las reyertas, el botellón y la suciedad han colmado sus ánimos y sus vidas.

El gran problema es la movilidad. «La temporada de Liga se encuentra en la recta final y lo único que se ha ejecutado es la ampliación de un carril en la avenida de Arcentales. El acceso de entrada a San Blas desde la M-40 ni siquiera está terminado, y del resto de medidas del Plan de Movilidad, nada de nada», manifestó Vicente Pérez Quintana, portavoz de la Coordinadora de Entidades Ciudadanas de San Blas-Canillejas.

Teresa Ortega, vecina de Las Rosas, narra que los días de competición la gente está optando por no moverse de sus viviendas. «Si te vas con el coche, te quedas atascado. Si vuelves antes del partido, es difícil entrar y, además, no puedes aparcar. El transporte público se desborda. Tenemos muchas limitaciones», protesta. Pero no es el único problema. Algunos de los 68.000 asistentes que pueden entrar en el Wanda organizan botellones callejeros cuyos restos olvidan y se amontonan en las inmediaciones, incluidos sus fluidos físicos.

Un aficionado del Sevilla orina en una urbanización ubicada junto a la «fanzone»
Un aficionado del Sevilla orina en una urbanización ubicada junto a la «fanzone» - ABC

Un wc callejero

Las paredes de los soportales y los diferentes edificios se convierten en baños improvisados para los aficionados de los equipos. «Bajan con los minis bebiendo y miccionan a porrillo en la vía pública. Muchos la pasan bebiendo desde cinco horas antes de que empiece el partido, lo que deriva muchas veces en broncas y peleas. El día de la Copa fue tremendo: venían con neveras llenas de bebida. Beben, beben y beben y luego lo tiran todo por las calles», apunta Teresa.

«Como no nos atiendan vamos a seguir con las manifestaciones tantas veces como haga falta. La gente no puede resistir más», recriminaba Pablo Morena, presidente de la asociación Las Musas-Las Rosas.

Desde el Área de Desarrollo Urbano informaron ayer de que el acceso directo desde la M-40 con ampliación sobre la A-2 hacia el estadio y al barrio a través de la avenida Luis Aragonés finalizará en julio o agosto de este año. Las dos nuevas salidas desde el barrio hacia la M-40 en sentido sur está en curso, así como la mejora del ramal de incorporación desde Arcentales. El Consorcio comunicó que no se prevé ninguna ampliación de la línea 2 y subrayó que hay refuerzo de trenes los días de partido.