La madre que regaló a su bebé: «Yo no tengo medios. Quería que tuviera una vida mejor»

La pareja que pretendía quedarse con la criatura estuvo en lista de espera para una inseminación artificial

MadridActualizado:

Una mujer de 36 años y una pareja, de 45 y 36, fueron detenidos por la Policía Nacional por falsear la paternidad de una recién nacida con el consentimiento de la verdadera madre. La entrega se hizo sin ningún tipo de contraprestación económica alguna, afirmaron fuentes de la Jefatura Superior. «Quería que viviera mejor, por eso se la regalé», fue el motivo esgrimido por la paturienta.

Todo ocurrió en el Hospital de Fuenlabrada el pasado 23 de febrero cuando la mujer que acababa de dar a luz, de nacionalidad rumana, no mostró el menor interés por su pequeña.

En cambio, sus dos acompañantes, un ciudadano español y su pareja, de origen dominicano, se deshacían en cuidados. Incluso llegaron a hablar con las enfermeras acerca del nombre que le iban a poner a la cría.

Lo insólito de la situación, que ya había llamado la atención del personal sanitario, se convirtió en alarmante cuando el individuo trató de registrarse como padre al rellenar una ficha para realizarle la prueba del talón. Ante ello, el centro sanitario activó el protocolo y dio aviso a la Policía y a la Comisión de Tutela de la Comunidad de Madrid, que tutela a la menor.

El hospital explicó ayer que la madre biológica tuvo a una niña completamente sana obre las ocho de la mañana del día 23. En sus primeras declaraciones ante los agentes, ella y el supuesto padre, mantuvieron el engaño y trataron de convencerles de que él era el verdadero progenitor. La mujer, que no quería tener a la pequeña, había llegado a un acuerdocon él. El varón se haría cargo de criatura tras su nacimiento, haciéndose pasar por su legítimo progenitor mientras su compañera sentimental colaboraba en el engaño.

La parturienta confesó a los agentes que «iba a regalar a la bebé a un hombre con más medios porque ella carecía de ellos para sacarla adelante». Agregó que primero iba a entregársela a un conocido y luego a un amigo, pero nunca a una pareja, informa Ep . Además, la mujer precisó que «no sabía quién era el padre», en contra de los rellenado en la citada ficha.

Mientras, el supuesto progenitor, que primero preguntaba por «su hija» al llegar la Policía, la llamaba «niña», ofreció una versión contradictoria sobre si eran o habían sido pareja.

La Policía, además, descubrió que la otra mujer había estado en lista de espera, para una inseminación artificial, pero cuando fueron llamados en 2018, no contestaron. Él tiene tres antecedentes de Guardia Civil por delitos contra la segurida vial.