El sujeto, una vez detenido en Fuenlabrada

El infierno de la argelina secuestrada por su novio: violada salvajemente mientras era grabada

Sufrió todo tipo de abusos durante su secuestro, de mayo a agosto. El autor le rompió la nariz y no la dejó curarse

MadridActualizado:

Un ciudadano español, de 37 años, ha sido detenido por la Policía Nacional, acusado de retener y de tener incomunicada a su novia, una mujer argelina de 35, con el fin de someterla a todo tipo de agresiones, vejaciones e insultos durante cuatro meses. Lo más llamativo del caso es que este individuo dejó abundantes pruebas de su reprobable conducta, ya que grababa en vídeo estas situaciones denigrantes y las guardaba para verlas en su ordenador.

Los terribles hechos, en los que el detenido por violencia de género y secuestro sometió a su pareja a amenazas continuas, se prolongaron hasta que la angustiada víctima, en un descuido de su maltratador, se hizo con un teléfono móvil, llamó a su hermana y logró huir. Esta la tuvo que convencer para denunciar lo ocurrido. El sujeto fue detenido en agosto pasado e ingresó en prisión de inmediato, indicaron fuentes policiales.

El suceso tuvo por escenario el municipio de Fuenlabrada. Víctima y verdugo se fueron a vivir juntos nada más comenzar su relación sentimental. Fue en mayo. Sin embargo, los «buenos momentos» duraron poco. Enseguida comenzaron las palizas, humillaciones y agresiones psicológicas y físicas, además de las sexuales.

Su hermana la encontró en la avenida de Madrid, escondida entre dos coches, aterrorizada

Con el fin de impedir que su novia pidiera ayuda, el detenido la dejó totalmente incomunicada, sin acceso a ningún teléfono, privada de libertad de movimientos. Permanecía recluida en la vivienda de la que no podía salir bajo ningún concepto y él dejaba cerrada con llave para que no pudiera escapar.

Aterrorizada y escondida

El infierno que sufrió la víctima acabó de manera insospechada cuando esta pudo hacerse con un móvil y comunicarse con su hermana. Se encontraron en la avenida de Madrid del municipio fuenlabreño. Estaba escondida entre dos coches, totalmente aterrorizada y en estado de shock, fruto de la pesadilla que vivía.

Cuando su «novio» regresó a la vivienda se encontró con una sorpresa inesperada:le esperaba la Policía para detenerle. Además de las pruebas evidentes de los maltratos, halladas en los archivos multimedia de los dos terminales de teléfono móvil y su ordenador, personal, la víctima relató uno de los episodios que sufrió.

En él, el agresor le rompió el tabique nasal y no le dejó, no ya acudir a un hospital, lo que le habría delatado a él, sino curarse en casa.