Manuela Carmena
Manuela Carmena - ISABEL PERMUY

El falso IBI cultural de Carmena: subvención de sueldos y otros gastos

El Consistorio presupuesta cuatro millones de euros para ayudar a parte del sector

MadridActualizado:

Manuela Carmena anunció ayer en rueda de prensa, a cuatro meses de las elecciones municipales, que devolverá el IBI a las entidades culturales de la ciudad que así lo soliciten hasta el 4 de febrero. Fue una de las medidas estrella que la alcaldesa adelantó en el último Debate del Estado de la Ciudad, una antigua exigencia del Partido Socialista para brindarle su apoyo en los presupuestos. Para cumplir con lo prometido, la Corporación ha tenido que buscar un plan B, ya que el Tribunal Supremo se pronunció en 2014 sobre la falta de competencia de los ayuntamientos para subvencionar tributos, a menos que lo hiciera por ordenanza.

En el caso de la falsa bonificación del IBI cultural, que ha nacido a toda prisa antes del 26-M, el equipo de Gobierno no ha desarrollado la norma municipal, así que va a contentar a parte del sector con ayudas a sus gastos de explotación hasta recibir un máximo de 15.000 euros anuales –66.000 si el solicitante desarrolla varias actividades culturales–. Para ello, ha presupuestado un montante de cuatro millones de euros.

La convocatoria se publicó el pasado lunes, 14 de enero, en el Boletín Oficial del Ayuntamiento y se efectúa para los gastos realizados entre el 1 enero y 31 de diciembre de 2018. Las subvenciones van dirigidas a teatros, cines, danza, circos, salas de exposición, librerías, galerías de arte y salas de música en vivo (excluidas las discotecas).

Las entidades solicitantes deberán ostentar la titularidad de la gestión de la sala, en régimen de propiedad, arrendamiento, cesión o cualquier otro título jurídico que acredite y garantice la gestión y explotación del local.

Las ayudas sufragarán gastos del personal, contratación de servicios técnicos y profesionales, suministros, alquiler o adquisición de materiales y bienes fungibles, arrendamiento de locales o gastos de mantenimiento del espacio. En cada caso, la cantidad que abone la Administración deberá llegar al importe del IBI.

No protege el uso cultural

La portavoz de Ciudadanos sobre Cultura y Deportes, Sofía Miranda, pone el foco en el hecho de que esta medida no soluciona el problema de cierres de centros culturales porque no protege el uso cultural sino la actividad. Además, indica, en algunos casos, como en el de las librerías, se pueden duplicar las subvenciones.

«Es una medida que se ha hecho sin la planificación adecuada y que plantea muchas dudas. Va a haber entidades que se van a quedar fuera porque su casuística no se recoge dentro de la subvención, como por ejemplo los locales de ensayo. Es un parche».

Las librerías, más de 200, encabezarán las peticiones de ayudas, según dijo ayer el delegado García Castaño.