Manuela Carmena, junto al expresidente uruguayo José Mujica, en enero de 2016
Manuela Carmena, junto al expresidente uruguayo José Mujica, en enero de 2016 - EFE

Carmena, la viajera incansable

La alcaldesa de Madrid, de visita esta semana en México, ha recorrido desde que llegó al Ayuntamiento buena parte del mundo rodeada de diferentes polémicas

MADRIDActualizado:

La visita actual de Manuela Carmena a México, con motivo de la 31ª Feria Internacional del Libro de Guadalajara, es el último de los numerosos vuelos de gran calado que ha realizado la alcaldesa de Madrid desde que llegara al Consistorio en junio de 2015. La regidora recorrerá durante una semana varios puntos del país latinoamericano, justo un año después de que cancelara un viaje al mismo destino, convocada también por el mismo evento cultural.

Uruguay, Bolivia, El Vaticano, Chile, París, Barcelona... Carmena ha recorrido buena parte del mundo rodeada, casi siempre, de diferentes controversias. En su visita a la Santa Sede, en una conferencia pública, se preguntó «¿por qué uno se va de putas?». Meses después se marchó a Uruguay y Chile justo en plena inauguración de Fitur, la feria de turismo más importante de Europa, dejando plantados a la Reina y al resto de autoridades.

Al poco de llegar a su cargo, en agosto de 2015, eludió estar presente en los actos de la Virgen de la Paloma. Entonces viajó a Argentina para promocionar su libro poniendo en entredicho los límites entre su vida personal y la institucional. Durante las fiestas de la Virgen de 2016, Carmena reconoció que se había equivocado. «No era consciente que se me había echado de menos, y lo que he hecho es corregir las cosas que no se hacen bien. He venido y volveré todos los años», explicó.

En diciembre de 2015, Carmena visitó París para la Cumbre del Cambio Climático. Allí incendió las redes sociales al proponer una «divertida» medida que consistía en que los niños participasen en un concurso de recogidas de colillas o papeles del suelo y darles premios. En septiembre de 2016 se cogió otros tres días libres –especificando que eran de sus vacaciones– para regresar a la capital francesa y presentar la edición francesa de su libro «Por qué las cosas pueden ser diferentes».

Carmena conversa con su homóloga parisina, Anne Hidalgo, en una visita a París en septiembre de 2016
Carmena conversa con su homóloga parisina, Anne Hidalgo, en una visita a París en septiembre de 2016 - EFE

Una de sus salidas más polémicas tuvo lugar el 12 de octubre del año pasado. En esa ocasión, la alcaldesa no representó a Madrid como máxima responsable institucional de la capital de España en el Día de la Hispanidad, debido, una vez más, a un «ineludible» compromiso internacional: la Asamblea Mundial de Líderes Locales y Regionales que se celebró en Colombia. La regidora de Ahora Madrid se excusó ante el Rey explicando que «no podía faltar la voz de Madrid» en esos foros.

El periplo por el continente americano es una práctica habitual en la agenda de Carmena. En el mes de junio, voló en primera clase a Montreal (Cánadá) para tomar parte en el XII Congreso Mundial de Metrópolis, donde se abordaron el desarrollo sostenible, la movilidad y la economía colaborativa. Allí mantuvo Carmena contactos bilaterales con sus homólogos de París, Chicago y Buenos Aires. El viaje duró tres días y fue sufragado a costa del erario público.

También, hace menos de dos meses, la regidora acudió a Nueva York (EE.UU.) para participar en el foro internacional Nueva Agenda Urbana, organizado por ONU Habitat, el programa de las Naciones Unidas dedicado a mejorar la vida y la sostenibilidad de las grandes ciudades. El encuentro, en el que participaron representantes políticos de todo el mundo, se desarrolló en tres días y tuvo como objetivo poner sobre la mesa las distintas políticas municipales para conseguir urbes más habitables.

Carmena, en su asiento de avión de primera clase en el que viajó a Montreal
Carmena, en su asiento de avión de primera clase en el que viajó a Montreal - ABC