Los autobuses de Naviluz, ayer, en la calle Serrano, punto de recogida
Los autobuses de Naviluz, ayer, en la calle Serrano, punto de recogida - ISABEL PERMUY

Carmena concede una «bula» a los buses contaminantes de la Navidad en Madrid Central

El Ayuntamiento obliga a renovar los autobuses turísticos cada seis años mientras algunos de los Naviluz tienen una antigüedad de diecisiete

MadridActualizado:

La lucha contra la contaminación y la protección de la salud de los ciudadanos en Madrid admite trajes a medida para algunos vehículos municipales. Una de las excepciones más llamativas es la que el Ayuntamiento de Madrid ha conferido a los autobuses de la Navidad, que circulan durante 35 días, con más de 2.000 horas de rodaje, por el centro de la ciudad. Los 15 « naviluz» se mueven con diésel y están matriculados entre mayo de 2001 y agosto de 2005, es decir, alcanzan una horquilla de antigüedad de entre 13 y 17 años. Según la nueva normativa municipal, no podrían circular por el centro, sin embargo, el Consistorio que dirige Manuela Carmena ha concedido una «bula» municipal a estos vehículos de dos pisos para que puedan seguir funcionando hasta diciembre de 2022, indistintamente de su impacto medioambiental.

Según informan desde la Empresa Municipal de Transportes (EMT), los autobuses adscritos al servicio de Naviluz, como el resto de autobuses que ruedan por Madrid, «forman parte de los vehículos contemplados en el artículo 23 de la actual Ordenanza de Movilidad Sostenible». En este apartado se menciona, en la disposición transitoria tercera, que se permite el acceso a Madrid Central a aquellos vehículos a motor con al menos cuatro ruedas y con masa máxima autorizada superior a 3.500 kilogramos sin distintivo ambiental hasta el 31 de diciembre de 2022, o hasta 31 de diciembre de 2024 para los que tengan la pegatina «B» de la DGT.

Esta gracia no se le otorga por el contrario a los autobuses turísticos que funcionan mediante concesión a un ente privado. En el último concurso donde se licitó este servicio, en 2011, el Ayuntamiento estableció que esta flota debería renovarse al menos cada ocho años. Para ganar el concurso, la empresa ganadora, Julia Travel, lo rebajó a seis años y así se fijó en el contrato. Sus autobuses, los rojos de dos pisos de City Tour, son todos nuevos, con fecha de matriculación de 2016 y 2017, como ha podido saber ABC.

Exonerado en el protocolo

El pasado miércoles se activó por primera vez el escenario 2 del nuevo p rotocolo para episodios de alta contaminación en Madrid. Este marco implica la prohibición de la circulación por la almendra central, el interior de la M-30, a los vehículos que no tengan el distintivo ambiental. Sin embargo, Naviluz funcionó sin problema.

En cambio, si su coche es un gasolina matriculado antes del año 2000 o un diésel anterior al 2006, indistintamente del kilometraje que tenga, podrá haber sido sancionado durante el día en que se aplicó el protocolo. De igual modo, también será multado a partir de marzo si cruza Madrid Central –sin aparcar en un parking público– con un coche de estas características.

Naviluz nació en 2006 con Alberto Ruiz-Gallardón (PP) al frente del Palacio de Cibeles. Con la puesta en marcha del autobús de la Navidad pretendía reducir el número de vehículos privados en la ciudad para contemplar las luces. Los autobuses de antaño son los de ahora.

Por otro lado, como ya publicó este diario, el 81% de la flota municipal funciona con combustible gasóleo y gasolina. De los 2.191 vehículos de los que dispone el Ayuntamiento –la mayoría de Policía Municipal–, 728 funcionan con motor diésel y 1.049 con gasolina. Tan solo 131 son eléctricos y 113 de gas natural comprimido. El resto, mixtos: 84 de gasolina y gas licuado; 85 híbrido de gasolina, y uno de gasolina y gas natural.

El Plan A de Calidad del Aire del Ayuntamiento reconoce que su parque móvil «tiene una importante repercusión en la calidad del aire de la ciudad» y se pone como objetivo que sea limpio para 2020.