Tramo de la A-5, a la altura de Batán, en el que está ubicado el nuevo radar de tramo
Tramo de la A-5, a la altura de Batán, en el que está ubicado el nuevo radar de tramo - ABC

Carmena activa el radar de tramo de la A-5, con dos meses de pruebas sin multas

Comenzará a vigilar la velocidad a los 125.000 vehículos que cruzan Batán a diario

MadridActualizado:

A partir de hoy, el nuevo radar de tramo que se instaló a finales de enero en la autovía A-5, en sentido salida, comenzará a vigilar la velocidad a los 125.000 vehículos que cruzan Batán a diario. El control se ubicará entre el punto kilométrico 4 y el 5,750 en dirección Extremadura. Hasta que se ejecute la transformación total de esta carretera en una vía urbana, el límite establecido será de 70 kilómetros por hora, después, el máximo se quedará en 50 kilómetros por hora.

Desde hoy empezará el periodo de pruebas que se extenderá dos meses, hasta el 15 de abril. Durante este tiempo, el Ayuntamiento enviará cartas informativas advirtiendo de la sanción a la que se exponen los infractores captados. «El objetivo de la instalación de este radar es incrementar la seguridad tanto para peatones como para conductores, y reducir los efectos ocasionados por el ruido del tráfico sobre los edificios cercanos», indica el Consistorio.

Tres muertes en 2018

Esta medida preventiva pretende reducir la siniestralidad en un tramo en el que, según los datos municipales, se registraron 333 accidentes y atropellos, en 272 de los cuales hubo que lamentar víctimas de diferente consideración, con un saldo total de 3 víctimas mortales en todo el año pasado.

Precisamente, el radar fijo situado en el kilómetro 4 de la A-5, muy cerca del que se acaba de instalar, fue el cuarto que más recaudó en 2018. Según un estudio de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), en este punto se registraron, entre enero y noviembre del año pasado, hasta 33.364 denuncias, con las que se recaudaron 3.423.300 euros.

Además en este tramo ya se instalaron los dos primeros semáforos con los que también se pretende atajar el efecto barrera de la A-5. Uno de ellos se ha colocado en sentido entrada, en el acceso de la carretera de Boadilla del Monte. El otro, también en dirección a la capital, se implantó en una nueva conexión que se habilitó desde la avenida de los Poblados al paseo de Extremadura.

No obstante, no empezarán a funcionar hasta el próximo ejercicio. La idea es que hasta los comicios municipales, los semáforos entren en funcionamiento días puntuales, a modo de proyecto piloto. Después de las elecciones, se activarán de forma continuada, cuando se ejecute la remodelación completa.