Muelles del Puerto de Vigo
Muelles del Puerto de Vigo - MIGUEL MUÑIZ

Vigo niega ser una puerta de entrada para la «madera de sangre» brasileña

La Autoridad Portuaria aclara que desde hace años no se importa madera y exige a Greenpeace que se retracte de sus acusaciones «por carecer de base y ser falsas»

SantiagoActualizado:

La Autoridad Portuaria de Vigo ha rechazado este martes su papel como receptora de madera ilegal procedente de Brasil y ha exigido a Greenpeace que se retracte de las acusaciones pronunciadas el día anterior, cuando la asociación ecologista denunció la supuesta recogida de un cargamento sellado por Madeiras Cedroana, una empresa que la plataforma vincula a la muerte de nueve personas.

A través de un contundente comunicado, el organismo gestor del Puerto no solo ha solicitado «un mínimo de seriedad» a Greenpeace en sus manifestaciones, sino que ha aclarado que en los muelles de la ciudad olívica «hace mucho que no entra» ningún tipo de madera. «Por este motivo --reza el escrito--, exigimos a la organización que se retracte de manera inmediata en sus declaraciones que, por otro lado, son totalmente condenables por carecer de base y ser falsas».

El pasado lunes, Greenpeace informó que había puesto en conocimiento de la Xunta de Galicia que el Puerto de Vigo «podría haber recibido» lo que denominan como «madera de sangre», y que no es más que la forma de apelar al comercio vinculado a la explotación y violencia contra los pueblos indígenas de Brasil. En la denuncia de los ecologistas, se apuntaba a que sus propios investigadores habían detectado que «al menos un barco cargó madera ilegal en Paranagua (Brasil)», y que partió dirección Galicia. Según esta versión, detrás del envío estaría Madeiras Cedroana, una firma «directamente relacionada con la masacre de Colniza, donde nueve personas fueron asesinadas el 20 de abril de 2017» y que en su momento ya fue «multada reiteradamente» por las autoridades ambientales brasileñas.

«Esta madera no debería haber entrado en puerto europeo. Exigimos a la Xunta que no eluda su responsabilidad y haga su trabajo: establecer controles a los importadores de madera para evitar que la madera ilegal la procedente de situaciones de violencia entre en el mercado europeo», llegó a exigir Miguel Ángel Soto, portavoz de Greenpeace en España.

Pero en esas palabras la Autoridad Portuaria identifica un nuevo error. «No es cierto que el control de las mercanías que llegan a puerto sean competencia de la Xunta de Galicia ni de la propia Autoridad Portuaria», puntualizan. «Son otras entidades, lo que debería saber perfectamente Greenpeace», a quienes reclaman más «sensatez en sus informaciones y un mínimo de civismo». También en sus acciones: en 2011, los ecologistas hicieron pintadas contra cuatro cargueros atracados en el Puerto.