Imagen difundida por Vox en Twitter del coordinardor local del partido en Pontevedra tras la agresión
Imagen difundida por Vox en Twitter del coordinardor local del partido en Pontevedra tras la agresión - VOX
TRIBUNALES

Absuelto el joven que agredió a Rajoy por el ataque al coordinador local de Vox en Pontevedra

Las partes llegan a un acuerdo antes de entrar en el juicio y indemnizará con unos 400 euros al político por las lesiones

Santiago Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El joven que en 2015 agredió a Mariano Rajoy en Pontevedra se iba a sentar esta mañana nuevamente en el banquillo. Andrés de V.F. había salido en libertad en 2017 tras cumplir dos años en un centro de menores por el puñetazo al expresidente del Gobierno. Pero en marzo de este año agredió al coordinador de la agrupación local en Pontevedra de Vox, Juan Manuel Rosales Pérez. Antes de entrar en el juicio, los abogados de la víctima y el agresor llegaron a un acuerdo. El joven quedará absuelto e indemnizará con alrededor de 400 euros al dirigente de Vox.

El coordinador de Vox en Pontevedra estaba repartiendo propaganda electoral en una mesa informativa que habían instalado en esta ciudad, junto a la Plaza de Abastos. «La agresión la recuerdo como algo muy desagradable, era lo que menos esperaba que me pasara en ese momento», ha explicado esta mañana Juan Manuel Rosales. El agredido, que es guardia civil retirado, sufrió cortes en mejilla y labios y también le quedó un ojo amoratado, pero recibió al poco tiempo el alta médica. Rosales ha explicado también que los golpes le llegaron después de insultos previos.

Sin embargo, tras las negociaciones el dirigente local de Vox ha aceptado ser compensado de forma económica. El momante total aún está pendiente de cerrar, pero según destaca el abogado del agresor, Evaristo Montoya, rondará los 400 euro. Es lo que le corresponde según el parte de lesiones que presentó la víctima. Andrés V. F. quedará de este modo absuelto de un delito leve, dado que la vista judicial ya no llegó a producirse, indicó el letrado. Montoya afirmó que su cliente «ha querido pedir perdón al dirigente de Vox en Pontevedra. «En el momento de los hechos había bebido», relató el abogado, quien incidió que el joven se «arrepintió de forma inmediata» dado que él mismo se entregó en comisaría tras golpear a Rosales.

En diciembre de 2017, Andrés de V. F. había salido en libertad vigilada tras completar dos años de internamiento en cumplimiento de la condena dictada en mayo de 2016 por el Juzgado de Menores de Pontevedra, ya que el suceso se produjo cuando aún no había cumplido los 18 años. Tras un juicio de conformidad, se acordó rebajar la pena de tres a dos años en régimen cerrado en un centro especial y un tercero en libertad vigilada. Cuando se dictó sentencia, el joven ya había pasado seis meses interno en cumplimiento de las medidas cautelares.

En la reducción de la pena influyó que el agresor reconociera los hechos y se arrepintiera en la vista ante el juez de Menores de todo lo sucedido. La Fiscalía retiró la consideración «de extrema gravedad» con la que había calificado la agresión en un primer momento y se le procesó por un delito de atentado a la autoridad en el subtipo agravado. Rajoy no llegó a ejercer acción alguna contra el entonces menor, que contaba 17 años en el momento de los hechos. «Yo no le acusé. Creo que bastante penitencia lleva con lo que ha hecho», aseguró el presidente del Gobierno nada más conocer la condena de su agresor.