Agentes del Seprona desplegados en la zona
Agentes del Seprona desplegados en la zona - GUARDIA CIVIL
Medioambiente

Investigados tres ganaderos que canalizaron directamente hasta el río el purín de su granja

La Guardia Civil detectó en el río Ameixal, en el municipio coruñés de Vimianzo, niveles de contaminación dos mil veces superiores a los umbrales permitidos

SantiagoActualizado:

Tres propietarios de una explotación de ganado vacuno del municipio coruñés de Vimianzo están siendo investigados por delitos relativos a la ordenación del territorio y el urbanismo, la protección del patrimonio histórico y el medioambiente, así como contra los recursos naturales. Los acusados habrían canalizado directamente hasta el río Ameixal los residuos de la explotación ganadera, mediante una tubería que partía de la arqueta de la granja hasta el mismo cauce.

La investigación, explica la Guardia Civil, arrancó el pasado 10 de junio cuando miembros del Seprona de Corcubión que prestaban servicio por la zona de Castro-Salto aprecian un fuerte olor a purín al pasar por un puente que cruza el río Ameixal. Los agentes inspeccionaron la masa de agua, descubriendo una tubería que vertía un líquido amarillento al cauce y detectando también numerosos residuos sólidos en el lecho del río.

Tubería que desembocaba en el río
Tubería que desembocaba en el río- GUARDIA CIVIL

Por estos hechos, los agentes iniciaron una investigación al objeto de dilucidar la procedencia del vertido, observando que en lo alto de la zona se encuentran dos granjas de ganado vacuno. El día 20 de junio se realizó una minuciosa inspección ocular en las citadas explotaciones ganaderas, observando en una de ellas, un reguero de líquido amarillento que conducía un pequeño pozo, escondido con unas hierbas de grandes dimensiones. Al separar la maleza, los agentes descubrieron una pequeña arqueta de la que partía un tubo que desembocaba en el río.

Por parte de los agentes intervinientes, y en presencia del propietario de la explotación, se realizó una prueba con un líquido trazador para comprobar exactamente que el vertido del inicio de esta tubería se correspondía con el que desembocaba en el río, dando resultado positivo. Los agentes tomaron muestras tanto al inicio del vertido como en su desembocadura para su remisión al laboratorio de Medio Ambiente de Galicia, dando como resultado una contaminación de las aguas de más de 2.000 veces lo permitido por la legislación vigente.