Una de las estampas que dejó Hugo en La Coruña
Una de las estampas que dejó Hugo en La Coruña - EFE

«Hugo» se despide con dos tornados y rachas de 140 kilómetros hora

El paso de la primera borrasca de primavera provocó cerca de 350 incidencias en Galicia

SantiagoActualizado:

El menos de 24 horas desde la llegada de la borrasca «Hugo», el Centro de Atención ás Emerxencias (CIAE) 112 Galicia gestionó un total de 338 incidencias relacionadas con el paso de esta nueva ciclogénesis explosiva. De las 338 incidencias, la gran mayoría se centraron en la provincia de La Coruña, con 191. A continuación, se sitúa Pontevedra, con 60 incidencias; Lugo, con 48; y Orense, con 17. La tipología más abundante fueron problemas en las carreteras provocadas por la caída de árboles y objetos desplazados.

Entre los sucesos más destacados, figuran dos tornados que provocaron daños en los municipios de Cambados y Cee. En la localidad pontevedresa, este fenómeno dejó daños materiales en tejados en el lugar de Xesteira y provocó la caída de cables sobre la carretera. En el caso de Cee, se produjo en la zona de Brens y también causó daños materiales. Asimismo, en Poio, una embarcación volcó, por lo que el servicio sanitario de urgencias tuvo que atender a dos personas con síntomas leves de hipotermia.

Tormentas y desperfectos

Además, en Miño, un rayo dañó el tejado y la parte delantera de la fachada de una casa, que se derrumbó sin causar heridos. También se registraron problemas de circulación por la nieve en la A-6, a la altura de Pedrafita do Cebreiro. A última hora de la tarde de este sábado, las rachas de viento asociadas a esta profunda borrasca —la primera de la primavera— alcanzaron los 146 kilómetros por hora en Estaca de Bares.

De cara a este domingo de Ramos se espera una jornada tranquila, con las alertas por vientos y lluvias ya desactivadas. La situación se mantendrá tranquila coincidiendo con el arranque de la semana cuando, atendiendo a las previsiones de Meteogalicia, se esperan cielos despejados y una ligera subida de las temperaturas. Esta situación de estabilidad podría desmoronarse en las jornadas festivas del jueves y del viernes, con la entrada de un nuevo frente que previsiblemente dejará lluvias en buena parte de la Comunidad. Las temperaturas, que se recuperarán con el arranque de la semana, también podrían sufrir un descenso hacia el final de la semana, lo que amenaza con empañar la Semana Santa en algunas de las localidades con más tradición.