Gorriarán, Gayoso y Pego, en la Audiencia Nacional durante el juicio por las prejubilaciones millonarias
Gorriarán, Gayoso y Pego, en la Audiencia Nacional durante el juicio por las prejubilaciones millonarias - EFE

Fianza de 80 millones a la cúpula de la extinta Caixanova por una operación ruinosa

El juez De la Mata impone esta suma por créditos concedidos entre 2005 y 2009 para la compra de la conservera Alfageme

SANTIAGO/MADRIDActualizado:

Las operaciones que llevaron al rescate de las cajas de ahorro gallegas vuelven a estar bajo la lupa de la Audiencia Nacional. Ahora, el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata viene de imponer el pago de una fianza de 80 millones de euros al expresidente de Caixanova Julio Fernández Gayoso y otros siete miembros de la cúpula de la entidad por el conocido como «caso Alfageme», en el que se le causó un perjuicio de 135 millones de euros a la extinta caja al conceder diversos créditos a una promotora para la compra de la citada conservera. El juez investiga si el único motivo de la concesión de estos préstamos era la amistad de los banqueros con los gestores de la promotora.

En el auto, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 expone que los 80 millones se corresponden con los perjuicios sufridos por Caixanova en relación con las operaciones financieras que llevaron a cabo entre los años 2005 y 2009 y advierte de que si en el plazo de cinco días no abonan dicha caución se procederá a embargar los bienes de los acusados hasta cubrir la cantidad estipulada.

El juez acuerda esta medida tras tomar declaración entre lunes y martes a los ocho investigados. Se trata del expresidente de la caja gallega Fernández Gayoso; el exdirector José Luis Pego Alonso; el exdirectivo Gregorio Gorriarán; el que fuera subdirector general de Caixanova Domingo González; el exdirector general de la oficina principal de la entidad José Benito Parente; el administrador de la promotora Promalar Juan Lago Pérez y los tasadores Manuel Ardid y Manuel Asende. A todos ellos se les investiga por el delito de administración desleal y blanqueo de capitales, según informe Ep.

Beneficiar a accionistas

Los hechos se remontan a otoño de 2005 cuando Gorriarán junto con Benito Parente visitaron al administrador de Promalar y le propusieron otorgarle financiación para que comprara Alfageme dado que tenían intereses en la misma Guillermo Alonso Jáudenes (ya fallecido) y Fernando García, expresidente y exconsejero de la caja gallega, respectivamente. El objetivo era beneficiar a estos accionistas en su salida de la conservera y para ello simularon contratos que ocultaban la verdadera finalidad de la financiación a Promalar, que acabó entrando en quiebra.

El magistrado expone que se llevaron a cabo cuatro operaciones; las dos primeras consistieron en un préstamo hipotecario de 60 millones de euros y un crédito de la misma cantidad. En 2007 se concedió un nuevo préstamo hipotecario de 9,25 millones de euros y dos años después una póliza de crédito de 5 millones de euros.

Desglosado, el perjuicio causado a Caixanova es de 64,86 millones euros por el impago de la póliza del crédito concedido, de 6,03 millones por la resolución del contrato con la promotora y de 9,66 millones por el préstamo hipotecario; en total 80,56 millones de euros que corresponderían a Novacaixagalicia, entidad que nació del proceso de fusión de Caixanova con Caixa Galicia.

En su auto, el juez tiene en cuenta la gravedad y complejidad de los hechos, la duración temporal de la causa y la cuantía de las responsabilidades. Además expone que no se trata de una medida «precipitada o prematura».

Para tres de los investigados en esta causa -Pego Alonso, Gorriarán Laza y Fernández Gayoso- se trata de un nuevo proceso judicial relacionado con su gestión en la caja ya que fueron condenados a dos años de cárcel cada uno por este mismo órgano en relación con el cobro de indemnizaciones millonarias que se concedieron a sí mismos antes de abandonar la entidad y que alcanzaron los 22 millones de euros.