Viento y lluvia en la capital gallega
Viento y lluvia en la capital gallega - EFE
TIEMPO

Drástico cambio de tiempo: de la alerta naranja a los 20 grados al sol

De una semana a la otra, los gallegos pasarán de la tromba de agua al anticiclón y del abrigo a la manga corta

SantiagoActualizado:

El tren de borrascas que desde hace una semana sacude a la Comunidad gallega con vientos de más de 140 kilómetros por hora e incesantes lluvias dejará paso a partir del martes a un escenario radicalmente distinto. Y es que, según avanzan los modelos metereológicos, el anticiclón devolverá la estabilidad a Galicia con unas condiciones inusuales para el mes de noviembre: cielos completamente despejados en toda la Comunidad y temperaturas que podrán superar la barrera de los 20 grados en el sur.

El drástico cambio de tiempo obligará a muchos a colgar de nuevo el paraguas para rescatar prendas más ligeras que permitan disfrutar de los rayos de sol que esta semana el temporal nubló. Porque la calma llegará, pero después de una semana con alertas encadenadas por acumulaciones de agua que superaron los 100 litros por metro cuadrado en un buen número de municipios de la franja atlántica y que dejaron olas de hasta 6 metros en el mar, imposibilitando que los barcos saliesen a faenar durante prácticamente toda la semana.

Los ciclones derivados de la ciclogénesis Beatriz, que mantiene a Galicia bajo un manto gris desde el pasado domingo, también dejaron un reguero de incidencias con numerosas caídas de árboles y carreteras impracticables por las inundaciones. Lo peor lo vivieron los vecinos del municipio pontevedrés de As Neves y el área de O Barco de Valdeorras, en Orense, donde las fuertes precipitaciones acabaron afectando al suministro de luz. Sobre estas incidencias, fuentes de Naturgy indicaron que el suministro eléctrico quedo restablecido con normalidad en torno a las diez de la noche de este sábado a los cerca de 1.000 usuarios que se vieron afectados.

De cara a este domingo y a la jornada del lunes, prevalecerán los cielos grises aunque no de descarta la apertura de algunos claros, avance de una semana que, al menos hasta el domingo, devolverá el buen tiempo a los gallegos.