Imagen facilitada por la Guardia Civil de uno de los registros de la Operación Caldox
Imagen facilitada por la Guardia Civil de uno de los registros de la Operación Caldox
«OPERACIÓN CALDOX»

Detienen a diez personas de un grupo dedicado al robo de gasoil en obras y empresas de transporte

Están acusados de cometer hasta 17 robos de carburante y maquinaria en la provincia de Pontevedra

SantiagoActualizado:

Un grupo de cuatro personas actuaba de brazo ejecutor y otro de seis daba las órdenes y recibía la mercancía. Así funcionaba el grupo desarticulado por la Guardia Civil en la denominada «Operación Caldox». En total, los agentes han detenido a un total de diez personas acusadas de perpetrar al menos 17 robos de gasoil en obras y en empresas dedicadas al transporte.

Los escenarios de los hurtos se sitúan en la provincia de Pontevedra: Ponteareas, O Porriño, Vilaboa, Redondela, Vigo, Fornelos de Montes, Soutomaior y Moaña. Lugares en donde los acusados se hacían con el combustible y, en ocasiones, con herramientas y maquinaria de las constructoras. Según ha informado la Comandancia de Pontevedra, las investigaciones comenzaron a raíz de un «importante robo» cometido en un edificio público del Soutomaior: el botín de lo sustraido alcanzaba los 90.000 euros.

El guion era siempre el mismo. Los presuntos ladrones estrechaban la vigilancia sobre los objetivos y después planificaban el asalto, frecuentemente durante la noche. En una ocasión llegaron a apropiarse 1.000 litros de combustible de los vehículos de una compañía en Redondela.

El pasado 29 de octubre llegaron las primeras detenciones. La Guardia Civil apresó a los primeros dos integrantes, vecinos de Redondela y Vigo, con una mochila cargada de antecedentes a sus espaldas. Después cayeron seis miembros más vinculados al grupo que recibía el carburantes. Su detención dio pie a la incautación de tres depósitos ilegales de entre 1.000 y 3.000 litros de capacidad. Almacenban gasoil de categoría B. Junto a los depósitos también se encontraron 40 garrafas de 25 litros que el grupo empleaba para el transprote, además de una bomba eléctrica portátil.

Pese a todo, uno de los golpes no pudo ser. Cuatro de los acusados habían previsto retener en una furgoneta a un vecino de O Porriño para entrar en su caso y llevarse dinero y joyas. No lo lograron, asegura el comunicado, por «causas ajenas». En la investigación participaron agentes de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial, guiados por la Físcalia de Vigo, y en las detenciones y registros se involucró la Unidad de Seguridad Ciudadana de Comandancia, la Patrualla Fiscal y Fronteras y el Grupo de Información y Análisis de Tráfico del subsector de Tráfico de la Comandancia.