El autor confeso del triple crimen, este martes a su llegada a los juzgados de Caldas (Pontevedra) - EP | Vídeo: ATLAS

Crimen Valga«Mi papá ha matado a mamá con una pistola»

Los vecinos de Cordeiro reconstruyen los instantes posteriores al triple crimen, en el que los hijos de José Luis Abet huyeron de su casa por miedo a su padre, que disparó contra su madre, su abuela y su tía

CORDEIRO (VALGA) Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El día después del triple crimen de Valga la mayoría de las casas de la aldea de Cordeiro, de apenas veinte vecinos, siguen cerradas. Son pocos los que quieren poner palabras a la tragedia que ayer vivieron, en su propia puerta. Uno de ellos, vecino próximo de la vivienda donde se fraguó la tragedia, fue el primero en socorrer a los niños de 4 y 7 años que presenciaron el crimen. «Estaban aquí en la carretera y los cogimos y los llevamos a casa. El mayor decía que su padre había matado a su madre con una pistola, y que también estaban la abuela y la tía», narra el hombre. Lo dramático de la situación obligó a esta pareja a llevar a los pequeños a otra casa cercana en la que había dos niños que «pasaron la mañana entreteniéndolos y jugando con ellos a la consola».

En la vivienda de enfrente, a apenas cinco metros de la entrada de la casa de Sandra Boquete, se oyeron en torno a las 8.20 de la mañana «una docena de tiros». Fue la alarma que los hizo salir a todos a la calle, cuando José Luis Abet ya se había montado en su coche para darse a la fuga antes de entregarse. «Apartamos a los niños corriendo porque no sabíamos si él seguía dentro, pero ya no estaba» relatan. «Se nos partía el alma al oír a los niños».

Sobre el autor confeso, los habitantes de Cordeiro coinciden. «Vivió aquí seis años y se llevaba mal con todos. No había relación con nadie. Era un caso especial. Se metía en casa y olvídate” reconocen los consultados. Algunos de ellos, incluso, fueron denunciados por Abet Lafuente por problemas de tierras y agresiones. «Era un bicho raro y una mala persona. Siempre con sus líos y sus historias. Un ratero» resumen algunos, todavía consternados por las dimensiones de lo sucedido. «Esto nos va a dejar marcados».

Sobre el carácter de José Luis Abet, quienes compartieron su día a día explican que se trata de un hombre «violento» que llegó a amenazar a varias personas «con un hacha y una maceta». «Aquí no le gustaba a nadie».

Transcurridas veinticuatro horas del crimen, los pequeños se encuentran ya al cuidado de una tía abuela y bajo el control de los psicólogos. Mientras, el asesino confeso ha sido trasladado ya a los juzgados de Caldas, donde se espera su paso a disposición judicial.