Imagen de archivo del busto de Manuel Fraga en Vilalba
Imagen de archivo del busto de Manuel Fraga en Vilalba - EFE

El busto de Fraga regresa a Vilalba

La escultura volvió esta semana a la alameda de este concello lugués, de donde fue robada hace más de siete meses

SantiagoActualizado:

El busto de Manuel Fraga vuelve a presidir la alameda central de Vilalba. El Concello instaló esta semana una réplica de la escultura que a mediados de noviembre de 2017 fue sustraída de su emplazamiento original, a escasos metros de la casa natal del expresidente de la Xunta; un inmueble que en la actualidad alberga la sede de una fundación en homenaje a su figura y que custodia su biblioteca personal. La obra ha corrido a cargo del artista mindoniense Raimundo Rubal, que utilizó el molde de la escultura original, en poder del Ayuntamiento, para hacer una copia exacta en bronce de la histórica imagen del expresidente gallego. Sin embargo, el regreso al centro de Vilalba del busto de Fraga no ha estado exento de polémica.

El PSOE local criticó la decisión del Gobierno de Vilalba —que lidera el popular Agustín Baamonde— de reponer la escultura del expresidente de la Xunta y fundador del PP «de forma unilateral y de espaldas a la oposición». Según los socialistas, la determinación de encargar a este artista la réplica instalada en la alameda central del municipio fue asumida «sin consenso» y costeada con más de 7.200 euros de «fondos públicos». En este sentido, la formación acusó al regidor vilalbés de haber engañado a todos los grupos de la oposición tras comprometerse a «estudiar el asunto» en el seno de una comisión de Cultura convocada tras la desaparición del busto. En aquel momento, el resto de partidos de la oposición también reclamaron un debate sobre la conveniencia o no de reponer la escultura del expresidente de la Xunta, que antes de esta última desaparición ya había sido sustraída en varias ocasiones anteriores y había sido objeto de numerosos actos vandálicos.

Investigaciones

Pese a las investigaciones abiertas en noviembre de 2017 por parte de la Guardia Civil, el busto del líder gallego nunca apareció ni se ha conseguido localizar al autor o autores de la acción vandálica; por lo que el Gobierno local optó por reponerla. Los agentes de la benemérita llegaron incluso a revisar las cámaras de varios establecimientos ubicados en calles próximas, aunque sin obtener ningún resultado que pudiera aportar luz sobre la autoría del robo. El alcalde, Agustín Baamonde, explicó en su día que contaba con el «firme convencimiento» de que la figura no iba a aparecer por la forma en la que fue sustraída, sin pintadas y de una manera «limpia». «Lo hicieron para no devolverlo», aseguró el regidor en declaraciones a los medios de comunicación tras la sustracción de la efigie.

Durante el 2017, la figura ya fue objeto de dos actos vandálicos. En marzo, tres encapuchados arrojaron pintura roja sobre la estatua y, en abril, autores desconocidos pintaron la escultura de Manuel Fraga con los colores de la bandera republicana. Previamente, en junio del año 2016, el busto y la columna que lo sostiene fueron derribados, también por autores que no llegaron a ser identificados. Con todo, el busto ya había registrado otros ataques previos. En los años 90, la figura también desapareció de su ubicación original en al menos un par de ocasiones, pero siempre fue localizado poco tiempo después y recolocado en la Alameda Basanta Olano, en el centro del municipio natal del expresidente gallego. Por este motivo, y para evitar que se repita otra acción de este tipo, la escultura instalada esta semana cuenta con un sistema de anclaje más firme que el que existía anteriormente.