Transeúntes por la avenida Maissonanave de Alicante.
Transeúntes por la avenida Maissonanave de Alicante. - JUAN CARLOS SOLER
ANÁLISIS

La caótica gestión del tripartito con la apertura comercial: otra vez a empezar de cero

Del veto a que se abra en Maissonnave a la frustrada moción para la libertad en todos los barrios y, ahora, el SOS al Consell para evitar responsabilidades en los tribunales

ALICANTE Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Seguro que muchos alicantinos, sino la mayoría, todavía no tienen claro si el gobierno de su ciudad quiere la apertura de comercios en domingos y festivos o no. O en qué zonas. Lo último ha sido que venga el conseller Rafael Climent para mediar, renegociar otra vez con el sector y tratar de encontrar una salida a este impasse.

Al alcalde, el socialista Gabriel Echávarri, le fallan para empezar sus socios de gobierno, tanto Guanyar Alacant (Podemos) como Compromís, que ya le tumbaron en el Pleno su moción para la libertad total de horarios en todos los barrios, y ahora tampoco se creen los planes de empleo que ha arrancado a algunas grandes superficies a cambio de dejarles abrir cuando quieran.

Ya les ha advertido Echávarri a sus dos pilares políticos de que puede prosperar la demanda de El Corte Inglés, porque la Zona de Gran Afluencia Turística (ZGAT) original aprobada por el PP hace un par de años, y que abrió el área de la avenida Maissonnave, fue vetada, así de entrada, por el tripartito, sin más contemplaciones, y eso puede tener consecuencias jurídicas.

Sorprendentemente, el alcalde había pasado del veto a esa apertura a ser el más liberal de la Corporación, incluso más que los populares, que sugieren empezar por Maissonnave y luego progresivamente extenderlo a otras zonas, siempre que se acepte por consenso en el sector comercial.

Pero tampoco fueron capaces ni PP ni PSOE de pactar una moción conjunta que Ciudadanos hubiera respaldado y prosperado sin necesidad de los votos de los dos grupos de izquierda.

«Al rescate»

«Los continuos giros del alcalde en un asunto tan importante como es el comercio, está llevando a la ciudad a la situación absurda de tener cerrado Maisonnave los domingos, desde el pasado mes de enero, mientras que es incapaz de dar una solución al problema que él mismo ha creado», ha criticado el portavoz del grupo municipal popular, Luis Barcala. Asimismo, le parece «lamentable y absurdo que Valencia haya decidido intervenir, y venir al rescate, debido a la incapacidad del alcalde».

Echávarri, por su parte, se ha dado hasta el día 12 como plazo para recibir la propuesta por escrito de los supermercados con su compromiso de contrataciones, antes de volver a hablarlo con sus socios de gobierno. Ha asegurado que todos los establecimientos aceptaron el planteamiento de que la plantilla actual trabajara solo 13 festivos al año y el resto se cubriera con personal eventual.