Alberto Caparros - Apuntes de campaña (X)

El gin tonic de Hernando y la encuesta de Bonig

«El PP cargará hasta el final de la campaña contra Ciudadanos y Vox, con los que está condenado a entenderse si quiere gobernar»

Alberto Caparros
VALENCIAActualizado:

El PP valenciano ha recurrido a la vieja guardia para la recta final de la campaña de la doble cita de las generales y las autonómicas del 28 de abril. Este lunes, a modo de apertivo, Rafael Hernando ha girado sendas visitas a Alicante y Valencia. Este martes, como plato fuerte, Mariano Rajoy realizará idéntico recorrido de la mano de una Isabel Bonig que hoy ha verbalizado que su partido dispone de sondeos internos que le otorgan posibilidades de formar Gobierno en la Generalitat junto a Vox y Ciudadanos, conforme les ha venido contando ABC desde que arrancó una campaña en la que este lunes ha irrumpido con su particular estilo Rafael Hernando.

Al que fuera portavoz del PP en el Congreso hay que reconocerle su habilidad para hacerse un hueco en los titulares del día aunque su rol haya caído ahora al de candidato al Senado por la provincia de Almería. Hernando ha jugado el papel de «poli malo» con Vox. El partido de Santiago Abascal se nutre del caladero de electores que algún días respaldaron al PP, arrasa en los mítines y a partir del 29 de abril será un actor principal de la política española y valenciana.

Hernando ha tenido la ocurrencia de atribuir algunas de las propuestas de Vox a conversaciones de barra de bar «tras el quinto gin tonic». Las redes sociales han hervido desde el minuto uno, en muchos casos para cargar contra el aspirante a senador. Pero Hernando ha conseguido el objetivo de poner en primer plano el mensaje que pretendía transmitir.

Imagen del acto celebrado este lunes por el PP en Valencia
Imagen del acto celebrado este lunes por el PP en Valencia - EFE

Con otras formas, pero con idéntico objetivo, Isabel Bonig ha recurrido a una viñeta para marcar distancias con Ciudadanos. El dibujo muestra a un Toni Cantó al rescate de Ximo Puig y una Mónica Oltra compuesta y sin Botánic II. Es decir, son sutileza, el PP quiere trasladar al electorado de derechas que si Ciudadanos y el PSPV suman los votos necesarios Toni Cantó hará presidente de la Generalitat a Ximo Puig a quien dicho sea de paso, en caso de necesitar los escaños de Podemos Rubén Martínez Dalmau le hará sudar tinta. Lean si no lean la entrevista al candidato de Podemos que firma este lunes Rosana B. Crespo en estas mismas páginas.

Así pues, si la aritmética lo permite, ya sea con viñeta con el símil de los gin tonics, el PP sabe que para tener alguna opción de gobernar en la Comunidad Valenciana deberá entenderse con Ciudadanos y con Vox. Pero eso será a partir de la noche del 28 de abril. Hasta entonces no habrá tregua. Y este martes, con munición de primer nivel. Nada menos que el regreso de Mariano Rajoy.

Alberto CaparrósAlberto CaparrósJefe de secciónAlberto Caparrós