El cantante de rap «Lírico»
El cantante de rap «Lírico» - ABC
Sucesos

El rapero «Lírico», de Violadores del Verso, agrede a su compañero de celda en prisión

El cantante fue detenido por una supuesta agresión a una joven que presentaba graves lesiones en todo su cuerpo

VALENCIA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El integrante del grupo de rap zaragozano Violadores del Verso, David Gilaberte Miguel, conocido por el apodo de «Lírico» y en prisión por una supuesta agresión a una joven, ha protagonizado este fin de semana su primer incidente en la cárcel.

Tal y como adelanta el periódico Levante-EMV, el rapero ha golpeado, presuntamente, a su compañero de celda, el interno de acompañamiento que se le asignó dentro del protocolo de presos que son personas conocidas.

Al parecer, la agresión se produjo este sábado en el tiempo de descanso, después de comer. El cantante le propinó a su acompañante una bofetada sin que hubiera mediado provocación previa ni razón aparente. Las lesiones del herido no revestían gravedad pero el centro penitenciario ha abierto un parte al cantante por los hechos. Eso sí, no se le ha trasladado a otro módulo ni a aislamiento como si ocurre normalmente en estos casos, algo que -según el mismo medio-, ha provocado malestar entre los internos y sus familiares.

Lírico, de 42 años, fue detenido en la madrugada del 3 al 4 de agosto e ingresó en prisión preventiva en el centro penitenciario de Castellón el día 5, por orden del Juzgado de Instrucción número uno de Vinaroz, por una supuesta agresión a una joven de 27 años que presentaba graves lesiones en todo su cuerpo.

La Policía Local de Alcalá de Chivert (municipio al que pertenece el núcleo costero de Alcocéber) recibió un aviso por unas supuestas molestias provocadas por una mujer en una urbanización, pero al llegar a la zona los agentes comprobaron que el hombre que les había llamado tenía manchas de sangre en un zapato y estaba muy nervioso. Según han detallado fuentes de este cuerpo, el supuesto agresor dijo que había «discutido con una mujer que le increpaba continuamente».

Agentes de la Policía Local y de Guardia Civil comenzaron entonces la búsqueda de la mujer, realizaron una batida a pie por la zona y la encontraron con graves lesiones en todo su cuerpo. Había sido arrojada a una zanja situada a 200 metros de la vivienda del detenido.

La víctima, que no tenía relación sentimental con el detenido fue ingresada en el Hospital General de Castellón y trasladada a un centro sanitario de Castilla-La Mancha, de donde es originaria.