Imagen de un teléfono móvil con la fotografía de Nathaly Salazar
Imagen de un teléfono móvil con la fotografía de Nathaly Salazar - ABC
Sucesos

La madre de Nathaly Salazar apunta la hipótesis de que la turista pudo ser víctima de un red de trata de personas

La joven desapareció el 2 de enero y fue dada por muerta pero la familia insiste en la necesidad de continuar las investigaciones

VALENCIAActualizado:

«No descansaré hasta conocer lo que pasó». Aleyandra Ayala, la madre de Nathaly Salazar, la turista española desaparecida el pasado 2 de enero en Perú y dada por muerta, apunta ahora la posibilidad de que la joven pudiera haber sido víctima de una red de trata de personas.

Según recoge el diario «El Comercio» de Ecuador -la turista era originaria de aquel país y tenía la doble nacionalidad-, la madre de la joven señala que «en el día que supuestamente falleció; es decir, a la misma hora que los detenidos dijeron que estaba muerta, Nathaly se comunicó con una amiga. Tenemos los chats de whatsapp y los enviamos a la Policía española para que los analicen».

La Policía peruana detuvo por este caso a dos jóvenes que declararon que Nathaly murió en un accidente mientras utilizaba una tirolina y arrojaron su cuerpo sin vida a un río.

Pese al dispositivo desplegado en la zona no se ha hallado el cadáver. Los arrestados, que siguen en prisión provisional, son Jainor Huilca -de 19 años- y Luzgardo Pillco -de 21 años-, ambos monitores de tirolina en la localidad peruana en la que fue vista por última vez Nathaly.

Sin embargo, la madre de la turista española, que reclama apoyo a las autoridades de Ecuador, sostiene en las declaraciones publicadas este miércoles por «El Comercio» que «no creemos que la mataron y luego escondieron su cadáver». Según explica, «ahora se maneja la hipótesis de que fue víctima de trata de personas (con fines de explotación sexual), en el departamento de Madre de Dios, en la selva peruana, donde hay minas y se comete ese delito. Allí hay una prostitución bárbara. Ha sido el sitio más peligroso de ese país. Se encuentra a ocho horas del Cuzco. Manejamos esa hipótesis debido a los rumores de que fue vendida allí».

El pasado 2 de marzo, cuando se cumplieron dos meses de la desaparición de Nathaly, su hermana Tamara reiteró que tiene claro que no murió de forma accidental: «No hemos hallado pruebas concluyentes que nos ayuden a saber que ocurrió». La angustia de la familia continúa.