Manifestación de las Kellys en Alicante el pasado mes de diciembre
Manifestación de las Kellys en Alicante el pasado mes de diciembre - @LasKellysAlicante
Laboral

Las Kellys vuelven a la calle porque las soluciones del Gobierno son una «trampa»

Limpiadoras de Alicante, Benidorm, Málaga y Huelva protestan este domingo porque ha aumentado su carga de trabajo y no se les reconocen enfermedades profesionales

ALICANTEActualizado:

Las Kellys vuelven a salir a la calle en protesta por sus condiciones laborales, este domingo en Alicante con trabajadoras de esta ciudad y de Benidorm, Málaga y Huelva, principalmente, y porque se sienten descontentas con las últimas medidas aplicadas por el Gobierno de Pedro Sánchez, que con frecuencia se han convertido en «trampa» sin los resultados esperados.

La portavoz de las kellys de Alicante, María Fresneda, ha explicado en un comunicado que con esta concentración pretenden «denunciar que todo sigue igual» y, en concreto, ha puesto de relieve que «se mantiene la sobrecarga de trabajo» y pese a que en agosto de 2018 se reconocieron algunas de las enfermedades laborales del colectivo, «al final se hace trampa y se están calificando las enfermedades profesionales de enfermedades comunes», ha lamentado.

Este sector de las camareras de piso ha confiado especialmente en la actual ministra de Turismo, Reyes Maroto, quien había contactado con ellas antes de llegar al cargo, entonces como diputada regional madrileña, para atender sus demandas. También se había comprometido a modificar el Estatuto de los Trabajadores para equiparar sus salarios entre empresas principales y subcontratadas, promesa que siguen esperando.

«El sistema abusivo de subcontratas sigue sin regularse», ha añadido la representante alicantina de las limpiadoras.

Tampoco se ha resuelto el sistema de créditos, «que es muy dañino, ya que en verano aumenta el número de camas y de personas en las habitaciones con las literas, las camas supletorias o las cunas».

Hasta 20 habitaciones

Como ejemplo de esta situación, relata el aumento de la sobrecarga de trabajo. «Antes teníamos que hacer 14 o 15 habitaciones y ahora se sube a 19 o 20 y encima con más gente dentro». Además, existe la presión del horario, «ya que se establecen tiempos por habitación que luego no obedece a las horas de trabajo real, por lo que nos es imposible cumplirlas».

La cita para dar a conocer estos problemas -que tuvieron que suspender la semana pasada- es el próximo 25 de agosto, en la plaza del Ayuntamiento de Alicante, para exigir entre otras reivindicaciones la jubilación anticipada y la mejora en las condiciones laborales con la puesta en marcha de un marco normativo propio para estas trabajadoras.