Imagen del traslado de uno de los vagones siniestrado - MIKEL PONCE
Tribunales

La juez del accidente de Metro con 43 muertos en Valencia procesa a la antigua cúpula de la empresa

La magistrada finaliza una nueva instrucción por orden de la Audiencia tras tres archivos del caso

VALENCIAActualizado:

Después de archivar hasta en tres ocasiones el caso y doce años después del siniestro, la juez de Instrucción número 21 de Valencia, Nieves Molina, ha dado por finalizada la nueva investigación sobre el accidente de la Línea 1 del Metro de la capital del Turia que el 3 de julio de 2006 causó la muerte a 43 personas y provocó heridas a otras 47. Pese a no haber hallado indicios de delito, la magistrada ha procesado a la que fuera gerente de Ferrocarils de la Generalitat Valenciana (FGV), Marisa Gracia, y a otros siete directivos de la empresa en ese momento.

La magistrada ha tomado esta decisión "vinculada" por la orden de la Audiencia Provincial de reabrir la causa, que ella misma había archivado en tres ocasiones, y de seguir adelante con la investigación con la toma de declaración como investigados de los exdirectivos.

Así consta en un auto, facilitado por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, en el que la magistrada hace un repaso a todas las actuaciones que ha llevado a cabo y en el que señala que acuerda la incoación de procedimiento abreviado, "vinculada" a la decisión de la Audiencia que entendía que podía haber indicios de delito en el accidente.

Por contra, la magistrada mantiene que el accidente ocurrió como consecuencia de un exceso de velocidad y que todos los parámetros de seguridad eran los correctos y no se infringió normativa laboral alguna. De hecho, alude a informes periciales para indicar que, cualquier tren de las características del accidentado, a 80 km/h," en el tramo en el que aconteció el accidente, volcaría cualquiera que fuese el estado de la vía".

Imagen de Marisa Gracia, a la izquierda, tomada en 2016 en las Cortes Valencianas
Imagen de Marisa Gracia, a la izquierda, tomada en 2016 en las Cortes Valencianas - ROBER SOLSONA

Ante esta orden de reapertura y de llamar a declarar como investigados a los directivos por parte de la Audiencia, la jueza señala que "irremediablemente" no puede atender las peticiones de sobreseimiento que han solicitado las partes a pesar de no haber hallado indicios de delito durante su instrucción. En su auto, la juez descarta que FGV incumpliera la normativa de seguridad laboral o que existieran deficiencias en la formación del maquinista que conducía los trenes y que falleció en el siniestro. La magistrada también sostiene que no se han detectado problemas en las dos unidades de tren articulado (UTA) implicadas en el accidente y recalca la ausencia de normativa que obligara a instalar sistemas de seguridad en el metro de Valencia en los años previos.

De esta forma, los procesados, además de Marisa Gracia son Manuel Sansano, director de Operaciones; Juan José Gimeno, responsable de Auditoría para la Seguridad y Circulación; Luis Miguel Domingo Alepuz, jefe de Talleres de València Sud; Sebastián Argente, jefe de la Línea 1; Vicente Contreras, director adjunto de la Explotación; Francisco García, director técnico y miembro del Comité de Seguridad y Francisco Orts, responsable de estudios y proyectos, en esa fecha.

El auto detalla que en la citada resolución queda excluido de declarar el jefe de talleres, que no era miembro del Comité de Seguridad, aunque en la parte dispositiva del auto de la Audiencia sí que se acuerda que sea oído en declaración como investigado.

Según añade, en esa resolución se indica que las deficiencias detectadas en el material móvil (bogies, balonas y ventanas) pudieran ser indiciarias de la existencia de factores que podían aumentar por su propia naturaleza el riesgo del accidente, de lo que "parece desprenderse" que el procedimiento también debe continuar para el jefe de talleres.

La juez da diez días al fiscal y a las acusaciones personadas a fin de que soliciten el sobreseimiento o apertura de juicio oral formulando escrito de acusación. Contra la resolución de la magistrada cabe recurso.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Víctimas del Accidente del Metro del 3 de Julio de 2006 (AVM3J), Rosa Garrote, ha manifestado su satisfacción por que las personas que "tenían capacidad de decisión" para subsanar los problemas de seguridad en la línea de metro vayan a "sentarse en el banquillo".