Imagen de Camps tomada este viernes a su llegada a la Ciudad de la Justicia de Valencia
Imagen de Camps tomada este viernes a su llegada a la Ciudad de la Justicia de Valencia - MIKEL PONCE
Tribunales

Camps niega que negociara la llegada de la F-1 a Valencia y dice que fue iniciativa de Olivas

El expresidente de la Generalitat atribuye su imputación en el caso al «catalanismo» de Compromís

VALENCIAActualizado:

Con una exhibición de su «tranquilidad» y el argumento de la conspiración política de los partidos de izquierdas para evitar el progreso de la Comunidad Valenciana, el expresidente de la Generalitat Francisco Camps ha comparecido este viernes por segunda vez en el juzgado. Lo ha hecho para dar su versión de los hechos sobre las presuntas irregularidades en la organización de la Fórmula 1 en la ciudad entre 2006 y 2007.

Durante hora y media de declaración, en la cual ha respondido a todas las partes que han formulado cuestiones –incluyendo algún momento de tensión con la Fiscalía Anticorrupción y con el Abogado de la Generalitat–, el exjefe del Consell se ha desvinculado de la gestión del evento. También de los aspectos técnicos de la competición y de las contrataciones, de las cuales se encargaban, ha indicado, los trabajadores.

En todo momento ha negado que negociara las condiciones de la llegada del Gran Premio a Valencia con el magnate de la F-1 Bernie Ecclestone, sino que las decisiones fueron tomadas por este último y por el expresidente de Bancaja José Luis Olivas (quien tuvo la idea, ha comentado).

[Camps: «Olivas no fue inspirador del Gran Premio de Fórmula Uno»]

Camps ha afirmado que la relación que le unió a Ecclestone fue meramente protocolaria sin abordar asuntos de importancia, según fuentes conocedoras del interrogatorio. Tambien ha remarcado que no determinó nada sobre Valmor –creada ex profeso para el evento tal como sostienen los investigadores–, participada por Bancaja, el empresario Fernando Roig y el expiloto Jorge Martínez «Aspar».

El expresidente de la Generalitat ha contradicho las declaraciones ante la juez tanto de Aspar como de su asesora en la F-1, Belén Reyero. Ambos, defendieron esta semana, dieron aviso a cargos del Gobierno como los exconsellers Vicente Rambla y Gerardo Camps de que el Gran Premio iba a resultar deficitario. Una advertencia que Camps ha negado que le fuera transmitida por ellos. También ha desdicho a Reyero en cuanto a que fue él quien le dio las órdenes e, incluso, ha rechazado que se tratara de su mano derecha, sino una persona a la que contrató su jefa de Gabinete, Ana Michavila.

Imagen de Camps tomada este viernes a su llegada a la Ciudad de la Justicia
Imagen de Camps tomada este viernes a su llegada a la Ciudad de la Justicia - MIKEL PONCE

Camps ha reiterado tanto en el juzgado como a la salida que él «sólo quería lo mejor» para la ciudad y que su citación judicial se debe a una cuestión «meramente política». «Esto parte de Compromís, un partido catalanista que quiere que haya Fórmula 1 en Barcelona y no en Valencia. No sé por qué no la podemos tener», ha señalado, además de asegurar que fue «el proyecto más rentable de la historia de la Comunidad Valenciana».

La casa de Pablo Iglesias y Milagrosa Martínez

Preguntado por si iba a atender a los periodistas tras la declaración en la puerta principal de los juzgados, Camps ha respondido afirmativamente y ha bromeado al señalar: " No tengo una casa fuera de Valencia de 600.000 euros como Pablo Iglesias, así que me tendrán aquí siempre".

Sobre la inminente entrada en prisión de la que fue su consellera de Turismo y expresidenta de Les Corts Milagrosa Martínez por la pieza del caso Gürtel relativa al pabellón valenciano en Fitur, Camps se ha limitado a responder: " Ya imaginarán cómo me siento".