Vicente Ordaz - EL FARO

¿Desproporcionado?

«Escuchando a Rodríguez resulta que dos millones de euros de dinero público no debería tener tanta atención por parte de la justicia»

Vicente Ordaz
Actualizado:

Jorge Rodríguez fue puesto este jueves en libertad con cargos Él y todos los detenidos por la operación Alquería. El juez determinará, pero curioso ha sido sin duda cómo el término “desproporcionado” se ha querido unir a una operación que, recuerdo, ha sido instruida por un magistrado que, a su vez, ha actuado a instancias de una denuncia de la Fiscalía Anticorrupción. Así vamos, si les parece, situando el tema.

Al primero que escuché es al diputado provincial de Compromís en la Diputación de Valencia Xavier Rius en mitad de aquella mañana de miércoles de locura : “¿Por un contrato? Si es por eso me parece totalmente desproporcionado”, proclamaba a los cuatro vientos Rius. La maquinaria se había puesto en marcha en un vano intento de tapar la vía de agua que al tripartito, adalid de la transparencia, les acababa de abrir, recuerdo por segunda vez, un juez.

El segundo en firmar un ridículo histórico fue Pablo Seguí, al que le queda de portavoz del PSPV en la Diputación menos que a mí de adolescente. Seguí: “Rodríguez seguirá de Presidente por que todo lo que está ocurriendo es desproporcionado”. Como visionario un fenómeno, como portavoz...

Y faltaba por escuchar al protagonista, Jorge Rodríguez. De su rictus sonriente cuando, acompañado de los agentes de la UDEF, accedía al registro de su Ayuntamiento, había pasado al gesto derrotado a la salida del juzgado. Es lo que tiene dormir en el calabozo: “ Estoy, muy tranquilo, absolutamente tranquilo, una acusación de una malversación de dos millones de euros es una autentica barbaridad, la desproporción ha sido absoluta”. Escuchando a Rodríguez resulta que dos millones de euros de dinero público no debería tener tanta atención por parte de la justicia.

Imagen de Jorge Rodríguez tomada a la salida de la Ciudad de la Justicia de Valencia
Imagen de Jorge Rodríguez tomada a la salida de la Ciudad de la Justicia de Valencia - MIKEL PONCE

Debe ser que detener al delegado de Gobierno porque presuntamente le pagaron una cacería y obligarlo al paseillo esposado y sin cordones debió ser proporcionado. Mandar casi a los SWAT para detener a Helga Schmidt era como necesario, y casi acordonar la Calle Pascual y Genís para detener Zaplana era el operativo estándar.

Me imagino a los Rius, Seguí o Rodríguez si los casos descritos fuesen de cargos de sus partidos, o no me hace falta, porque con los anteriores no escuché a nadie hablar de desproporción. Y por cierto, si yo fuese Rodríguez no estaría tan tranquilo, porque la presunción de inocencia es inquebrantable, pero el juzgado 9 y la Fiscalía Anticorrpción no son Pepe Gotera y Otilio. Cuestionar la actuación de un juez o de la Policía no es propio de dirigentes con responsabilidad pública. No es propio de un estado de derecho. Si cuestionas la justicia... Lo único bueno de todo esto es que por fin la Diputación tendrá un presidente a la altura de lo que merece la institución, que ya toca. Antonio Gaspar lo es, ya lo verán, con él, no habrá desproporción.

Vicente OrdazVicente Ordaz