Enric Morera, en las Cortes Valencianas
Enric Morera, en las Cortes Valencianas - ROBER SOLSONA
Política

Ciudadanos pide la reprobación del presidente de las Cortes Valencianas por imputar un delito de odio a Toni Cantó

La formación naranja también plantea la resolución contra Enric Morera por apoyar públicamente a los políticos catalanes presos

VALENCIAActualizado:

Ciudadanos vuelve a la carga contra Enric Morera. El grupo ha decidido presentar una iniciativa en las Cortes Valencianas para pedir la reprobación del presidente de la Cámara por dos cuestiones. La primera, por «apoyar públicamente y de forma manifiesta a los políticos independentistas catalanes presos por un presunto delito de sedición, así como por sus declaraciones contra las acciones realizadas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de los tribunales para preservar los derechos constitucionales y del ordenamiento jurídico español».

La segunda, por «imputar un delito de odio al diputado nacional Toni Cantó ante sus críticas manifestadas dentro del ejercicio de su derecho de libertad de expresión, reconocido constitucionalmente y dentro de los parámetros legales y jurisprudenciales del mismo».

La proposición no de ley, que la formación naranja tiene previsto registrar este viernes, se produce tras el rifirrafe parlamentario ocurrido este miércoles en el Parlamento autonómico, en el que Morera decidió tomar parte desde la Mesa del hemiciclo para criticar que Toni Cantó realizase una comparecencia pública en el patio del edificio sin permiso.

Los hechos que se recogen en el texto, sin embargo, son anteriores. El presidente de las Cortes se ha posicionado en varias ocasiones en contra del encarcelamiento de los políticos catalanes. Una de ellas fue el pasado octubre, cuando participó en un homenaje a ellos en Valencia. En él criticó el «encarnizamiento» hacia los presos, la «gran injusticia» y «la involución democrática que ha sufrido el Estado».

La pasada semana, atacó a Cantó después de unas valoraciones del diputado nacional sobre el «sectarismo de À Punt» y el catalanismo de las políticas de Compromís. «No son nada más mentiras, 'fake news o hacer el 'ninot'. Es un delito de odio a denunciar por atacar con mentiras a los maestros por enseñar valenciano, a los periodistas de À Punt por hacer televisión o radio en valenciano o a los militantes de un partido (Compromís). Es delictivo», publicó Morera en redes sociales.

«Consideramos inadmisible que impute delitos de odio a un representante público simplemente porque su opinión sea contraria a la suya. Asimismo, es altamente intolerable que utilice su posición como cargo institucional de forma partidista, alentando a la desobediencia del orden constitucional y fomentando el proceso independentista en Cataluña, y expresando así su apoyo a quienes se encuentran en prisión por presuntos delitos de sedición», señala la iniciativa presentada por Ciudadanos.