Tradiciones

El alcalde de Planes pide perdón llorando a la familia del joven que murió en una fiesta local

Francisco Javier Sendra se compromete en el juicio a que no se celebre más la «Plantà del Xop» tras el accidente mortal

ALICANTEActualizado:

El alcalde de Planes de la Baronía (Alicante) y vicepresidente sexto de la Diputación Provincial, Francisco Javier Sendra (PP), ha pedido en el juicio perdón entre lágrimas a la familia del joven que murió accidentalmente al caerle encima un tronco en la tradicional fiesta local de la « Plantà del Xop» en 2012.

Esta celebración consiste en levantar un chopo en la calle sin ayuda de grúas, un grupo de jóvenes «quintos» (antaño, los que iban a hacer el servicio militar ese año) que se ayudan de troncos a modo de puntales y afianzan el árbol en un hoyo en el asfalto usando piedras como calzos para que se sostenga.

El dirigente político ha mostrado este miércoles en Alicante su "tristeza y dolor" por esta muerte por la que ha sido juzgado en un juicio que ha quedado visto para sentencia y en el que la Fiscalía mantiene la petición de un año y tres meses de prisión para él y el que fuera su concejal de Fiestas, Vicente Manuel Catalá, por homicidio por imprudencia grave.

Las defensas solicitan la libre absolución porque consideran que carecían de "toda responsabilidad" y han pedido a la juez que exculpe a ambos y al Ayuntamiento de Planes. En el suceso resultó herido con una fractura otro joven. Durante el uso de su derecho a la última palabra, el primer edil ha afirmado que no se volverán a celebrar esas fiestas mientras dependa de él y ha pedido perdón a la familia, presente en la sala. "Mientras de mí dependa, no se va a celebrar más la 'Plantà del Xop'", ha indicado el primer edil.

El fiscal sostiene que "no se adoptaron las medidas pertinentes" en materia de seguridad y que participó "gente no instruida" en un festejo donde existe un "riesgo potenciado" y supone un "peligro", más allá de una tradición.

"Se hubiera podido evitar lo ocurrido con unas eficientes medidas de seguridad", ha manifestado el ministerio público, quien subsidiariamente pide para los acusados el pago de una multa de 900 euros y las costas procesales por un delito de homicidio por imprudencia menos grave. Asimismo, el fiscal solicita una indemnización de 157.899 euros para los padres del fallecido.

Por su parte, la acusación particular, en representación de la familia del fallecido, ha mantenido sus peticiones de dos años y cinco meses de prisión para cada uno y ha modificado la indemnización por responsabilidad civil hasta los 300.000 euros, además de solicitar la inhabilitación para ostentar cargo público durante el tiempo de la condena.

La familia entiende que el principal responsable de la seguridad durante los festejos es el Ayuntamiento de la localidad y que los hechos demostrados durante el juicio han acreditado "de forma suficientemente clara" que se trató de una imprudencia grave por parte del consistorio. "El propio alcalde reconoció que las medidas dispuestas para la celebración de la fiestas fueron las de siempre, ninguna, algo que es competencia exclusiva y única municipal según la Ley", ha defendido la acusación particular.

Precedentes menos graves

La familia de la víctima considera que "existía un peligro claro y demostrado, pues no era la primera vez que ocurría algún accidente", tal y como relataron algunos testigos este martes.

Por último, las defensas han solicitado la libre absolución para los acusados. La defensa de Catalá Pastor ha manifestado que "no ha quedado ciertamente demostrado que el tronco se haya caído otras veces", pues es la primera vez que ocurre "una desgracia", y que "lamentablemente" las medidas de seguridad se instalan "a golpe de siniestro". Además, ha apuntado que "nadie obligó a ir a la víctima", quien "era consciente" de que se estaba metiendo "debajo de un árbol".

La defensa del alcalde ha alegado que "ninguna medida de seguridad" hubiera evitado la muerte del joven. "No ha quedado acreditado realmente lo que ocurrió y si los hechos fueron fruto de una imprudencia grave del Ayuntamiento", ha señalado y ha añadido que tanto su defendido como su compañero "no han incumplido ninguna normativa".