Entrada de la prisión de Lledoners, en Barcelona
Entrada de la prisión de Lledoners, en Barcelona - EFE

UGT pide cesar a la responsable del acceso a la prisión de Lledoners por dar trato de favor a Romeva y Mejide

El sindicato considera que «vulneró» la normativa que rige el centro penitenciario de Barcelona

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

UGT ha denunciado este martes que se ha «vulnerado» la normativa de acceso al centro penitenciario de Lledoners (Barcelona), cuando el presentador de Cuatro Risto Mejide y dos acompañantes accedieron al mismo para entrevistar a uno de los presos del procés sin la credencial de «autoridad» o de «visitante institucional».

En concreto, UGT -sindicato mayoritario en el ámbito penitenciario- se refiere a la entrevista que realizó Mejide al exconsejero en prisión preventiva en esta cárcel por el juicio del procés Raül Romeva, en la órbita de ERC.

Según informa UGT en un comunicado, informa Efe, el acceso de estas tres personas se produjo el pasado sábado 14 sin un «control de seguridad», hecho que el sindicato califica de «situación inaudita» e inadmisible, por lo que pide el cese «inmediato» de la Subdirectora de Tratamiento del Centro Penitenciario de Lledoners.

«Cuestiona su idoneidad»

El sindicato esgrime en el comunicado que se ha «vulnerado» la normativa de accesos del propio centro y las circulares dictadas por su secretaria, así como el propio Reglamento Penitenciario. La Subdirectora de Tratamiento de Lledoners «facilitó» el acceso del periodista y de sus dos acompañantes «ahorrándoles» el «preceptivo circuito de control de seguridad», denuncia UGT.

Por ello, el sindicato opina que se trata de un «gravísimo y flagrante incumplimiento» por parte de la Subdirectora de los protocolos de seguridad, lo que «cuestiona su idoneidad» para mantenerse en el cargo por su comportamiento «tan irresponsable».

Por estos hechos, UGT reclama el «cese inmediato» de la Subdirectora de Tratamiento del Centro Penitenciario de Lledoners. Sin embargo, un portavoz de la Consejería de Justicia afirma que las cámaras de seguridad de esta prisión grabaron al periodista dejando el móvil, como es preceptivo, antes de entrar en el centro y guardándolo en una taquilla, además de pasar los arcos de seguridad correspondientes.