Los dirigentes de ERC Oriol Junqueras y Marta Rovira
Los dirigentes de ERC Oriol Junqueras y Marta Rovira - EFE

Junqueras pide paciencia al independentismo para «acumular fuerzas» consciente de sus debilidades

«Como país tenemos que entrar en una nueva fase», afirma el dirigente de ERC, preso en la cárcel de Estremera, en un artículo en el que exige que se forme rápidamente un nuevo gobierno de la Generalitat

BARCELONAActualizado:

Esquerra Republicana sigue poniendo el freno. Este viernes, el presidente de los republicanos, Oriol Junqueras, y su mano derecha, Marta Rovira, firman un artículo en el que piden al movimiento independentista que «acumule fuerzas» trabajando para tejer complicidades más allá de la lógica de bloques. La cúpula de ERC también exige que se empiece esa nueva etapa construyendo un nuevo Gobierno «efectivo y al servicio del interés general».

Junqueras también apuesta por alejarse de las «declaraciones altisonantes» y los «fuegos artificiales» que después del «espectáculo» no dejan tras de sí instrumentos o cambios concretos útiles para la ciudadanía. «Debemos ir más allá del regate en corto, de los volantazos», agregan Junqueras y Rovira.

«Debemos ir más allá del regate en corto, de los volantazos»

La carta de los dirigentes republicanos llega pocos días después de que su diputado en el Congreso, Joan Tardà, publicara un artículo en el que apostaba por tender puentes más allá del bloque independentista poniendo la mirada en los Comunes y en el PSC de Miquel Iceta. Las afirmaciones del siempre polémico Tardà sacudieron al secesionismo catalán, pero con el texto de Junqueras y Rovira esta línea pactista se consolida como el nuevo discurso de los republicanos.

«El republicanismo debe converger con las fuerzas políticas que también defienden el referéndum vinculante, lideradas por Xavier Domènech, y debe reconstruir puentes de entendimiento con el socialismo catalán», proclamó Tardà. «Necesitamos más consistencia y una mayoría más sólida, amplia y transversal para superar la división de bloques», abundan ahora Rovira y el exvicepresidente Junqueras, preso en Estremera.

Las debilidades del independentismo

Tanto Junqueras como Rovira también reconocen las debilidades del movimiento secesionista ante las herramientas políticas y judiciales del Estado de Derecho. «Esta alianza (...) ha tenido suficiente fuerza para impedir que la legítima voluntad que se expresaba tuviera recorrido. Hemos medido nuestras fuerzas, hemos constatado nuestra fortaleza pero también nuestras debilidades», reconocen.