Niños en clase en una imagen de archivo
Niños en clase en una imagen de archivo - EP

El PSC se alinea con los nacionalistas para defender el catalán en las aulas

Los socialistas catalanes impulsarán mociones en los distintos municipios en los que están presentes para defender el actual modelo de escuela en catalán

BARCELONAActualizado:

El PSC impulsará mociones en municipios de toda Cataluña para defender el modelo de escuela en catalán rechazando la «instrumentalización de la escuela o de la lengua» con fines «electoralistas» cuando, precisamente, se debate la recuperación de una casilla sobre la «opción lingüística» que permita escolarizar a los menores en castellano.

Los socialistas catalanes utilizarán su presencia en muchos consistorios para reivindicar el modelo de «inmersión lingüística», tal y como ha explicado hoy en Barcelona el secretario de Política Municipal del PSC, Jaume Collboni, acompañado de alcaldes como Lluïsa Moret (Sant Boi de Llobregat), Xavier Amor (Pineda de Mar) o Alfredo Vega (Terrassa).

«El modelo de escuela catalana ha permitido durante los últimos 40 años de democracia construir una sociedad cohesionada que no segregue, que no divide, los niños y las niñas por razón de lengua», ha resaltado Collboni, antes de recordar que los 300 grupos municipales que tiene el PSC en los ayuntamientos de toda Cataluña apoyarán esta iniciativa presentando mociones en sus respectivas localidades.

Asimismo, el dirigente socialista -que abandonó recientemente el gobierno de Ada Colau en Barcelona- ha resaltado que para el PSC la escuela es «una fuente de cohesión social y de igualdad de oportunidades». «Debe ser lo que evite cualquier tipo de división y segregación social», ha concluido. Finalmente, Collboni ha advertido que los ediles y alcaldes del PSC presentarán estas mociones como respuesta a la «ofensiva de la derecha española del PP y Cs» que, a su juicio quiere «utilizar» políticamente un tema «tan sensible para la cohesión social» como es el aprendizaje.

En la línea de ERC o el PDECat

Con esta propuesta, los socialistas de Miquel Iceta se unen a los partidos nacionalistas catalanes que, como ERC o el PDECat, salieron en tromba para «defender» el modelo catalán de inmersión cuando el Gobierno insinuó que iba a estudiar la introducción de una «casilla» que permita escolarizar a los menores en castellano, tal y como piden algunos colectivos del sector educativo.

Al conocerse las intenciones del ministerio de Educación, el portavoz del PDECat en el Congreso, Jordi Xuclà, aseguró que el Ejecutivo de Mariano Rajoy no tenía «legitimidad para cambiar el modelo educativo catalán», mientras que la diputada de ERC en la Cámara Baja Teresa Jordà criticó que el Gobierno del Estado quisiera utilizar el artículo 155 de la Constitución para «cargarse» el modelo de inmersión lingüística en Cataluña.