Entrada del Hospital del Mar de Barcelona
Entrada del Hospital del Mar de Barcelona - ABC

Utilizan, por primera vez, la radioterapia para curar arritmias

Repara la disfunción en pocos minutos de irradiación y sin efectos secundarios

BarcelonaActualizado:

Los pacientes con arritmias que tienen su origen en la zona exterior del músculo cardíaco lo tenían hasta ahora complicado para tratarse mediante la técnica de la ablación, que consiste en introducir un catéter desde la ingle hasta la zona involucrada en los problemas del ritmo cardíaco y una vez allí crear cicatrices para subsanar la disfunción. Al estar en un área del corazón de difícil acceso el procedimiento fallaba y la enfermedad volvía a aparecer, lo que, en muchas ocasiones, les abocaba al trasplante.

Un equipo multidisciplinar (cardiólogos, oncólogos radioterápicos y radiólogos) del Hospital del Mar de Barcelona ha abierto una nueva vía de tratamiento al emplear, por primera vez en Europa, radioterapia para curar la enfermedad. La aplicación de esta técnica tiene su origen en EE.UU., donde hasta ahora se ha utilizado el procedimiento en 24 casos. «Hubo dos ensayos clínicos, con cinco pacientes y 19 pacientes. Los resultados de ambos fueron muy positivos. Eso nos animó a probar la técnica aquí», indicó en declaraciones a ABC el cardiólogo Julio Martí, responsable del Servicio de Cardiología del Hospital del Mar.

El procedimiento, que el centro ha probado ya en un paciente, consiste en someter a la zona del corazón donde se origina esta disfunción a una dosis muy elevada de radiación (25 Grays en una sola sesión, cuando lo habitual es una dosis de 2 Grays para tratar casos de cáncer), para crear una cicatriz en el área y eliminar así la arritmia. La intervención dura escasos minutos y el paciente recibe el alta a las 24 horas. «Es una técnica que requiere una gran precisión y profesionales altamente cualificados», dice el especialista, quien subraya la importancia de que los especialistas implicados trabajen de forma coordinada.

«Los radiólogos obtienen las imágenes de la zona, los cardiólogos indican el punto en el que se origina el problema, y, finalmente, los oncólogos radioterápicos definen la dosis a aplicar y cómo hay que hacerlo», añade Martí. El Hospital del Mar es uno de los pocos centros del Estado que puede aplicar esta técnica gracias a que, como explica el doctor Manel Algara, jefe del Servicio de Oncología Radioterápica, «la tecnología de que disponemos permite definir con alta precisión la zona a irradiar y lo hace teniendo en cuenta el movimiento causado por la respiración».

Primer paciente en Europa

El primer paciente tratado con esta técnica es un hombre de 64 años que sufre displasia arritmogénica del ventrículo derecho, en la que el músculo cardíaco se ve sustituido por tejido adiposo, en el que se produce de forma más fácil arritmias ventriculares. El afectado ya había sido sometido, sin éxito, a tres ablaciones (en 2007, 2015 y 2018). En todas ellas la patología reapareció. Le operaron el 21 de diciembre y, desde entonces, las arritmias han desaparecido del todo, sin efectos secundarios de la radiación. Repara la disfunción en pocos minutos de irradiación y sin efectos secundarios