El Orfeó Català, a la conquista de China

El coro regresa a Barcelona tras ofrecer cuatro conciertos en Wuxi, Hefei y Shanghai

BarcelonaActualizado:

El Orfeó Català cerró el domingo una gira de cuatro conciertos que ha llevado a esta formación, por vez primera, a un lugar tan remoto como la China. Se trata de un eslabón más en la cadena de grandes acontecimientos internacionales que han venido programando los actuales gestores del Orfeó y el Palau de la Música, con el objetivo de darse a conocer más allá de Barcelona y atraer tanto público como, sobre todo, patrocinadores. Gracias a esta línea, el Orfeó Català ya ha actuado con éxito en Londres (BBC Proms en 2017 y Royal Festival Hall en 2015), la Konzerthaus de Viena, la Sala Gulbenkian de Lisboa y en diversas ciudades italianas con la Mahler Chamber Orchestra bajo la dirección de Daniele Gatti.

Muestra del buen clima y del impacto logrado la da una anécdota del viaje. Al acabar el primer concierto que l’Orfeó compartió con el coro chino BG Chamber Choir en Shanghai, y ya entre bastidores, los cantantes asiáticos se arrancaron a cantar en perfecto catalán la canción «El Rossinyol» para celebrar el éxito. Justo antes, la habían interpretado conjuntamente sobre el escenario, junto con otra canción popular china, «Mo Li Hua». El público acabó aplaudiendo en pie. Para el director general de la Fundación Palau de la Música – Orfeó Català, Joan Oller, esta es una muestra de que se ha logrado establecer «un punto de encuentro entre culturas», que era uno de los objetivos del desplazamiento. Con todo, no ha sido el único.

Junto con los cuatro conciertos, los responsables del Palau están manteniendo contactos con empresas chinas a las que les interesa establecerse en Barcelona y con empresas catalanas presentes en el país asiático para buscar acuerdos económicos, «ya sea como mecenazgo o como alquiler de salas del Palau de la Música», explica Oller. De hecho, en la comitiva que ha viajado se incluye la persona responsable de patrocinios de la casa.

El viaje no ha estado exento de cierta polémica, ya que las autoridades chinas han censurado atentamente el repertorio para evitar que el público del país recibiese demasiados mensajes políticos o religiosos –pese a los esfuerzos del actual pontífice Francisco, el cristianismo está perseguido duramente ahí-. Así, el coro no ha podido interpretar su himno «El cant de la senyera», aunque en cambio sí que ha logrado incluir dos obras de inspiración religiosa de Pau Casals: «Nigra sum» y «O vos omnes». En el programa se ha incluído también el «Retaule de cançons populars catalanes» que se ha encargado expresamente para la ocasión al compositor Albert Guinovart. Tras Wuxi, Hefei y Shangai (donde el coro ha actuado dos veces), la gira se cerró con un concierto al aire libre en el Shanghai International Arts Festival.