Elvira Sastre, fotografiada en Barcelona
Elvira Sastre, fotografiada en Barcelona - EFE

Elvira Sastre gana el premio Biblioteca Breve con su primera novela

La joven poeta segoviana explora en «Días sin ti» las ausencias y la tristeza con un diálogo generacional

BarcelonaActualizado:

La poeta Elvira Sastre escribe su primera novela y gana el Biblioteca Breve de Seix Barral, dotado con treinta mil euros. «Días sin ti» plantea el diálogo entre generaciones que posibilita la conservación de la memoria. Una abuela y un nieto que acaba de padecer una ruptura sentimental. Dos líneas vitales hilvanadas por la enseñanza de la ausencia y la tristeza. La abuela vivió esa misma experiencia en los años de la República, una maestra enamorada que vio a su amado muerto en la guerra civil...

Sastre (Segovia, 1992) publicó su primer poemario, «Cuarenta maneras de soltarse el pelo» (2013), con solo veintiún años. Siguió «Baluarte» (2014), con fuerte resonancia en México, Argentina y Colombia. Luego, «La soledad de un cuerpo acostumbrado a la herida» (2016): una edición agotada en cuarenta y ocho horas. El tránsito a la novela ha durado tres años: «No quería caer en la prosa poética y debía trabajar los diálogos. La poesía es una necesidad, la novela exige disciplina: sentarte hasta que salga algo, aunque solo sean dos frases».

«La poesía es una necesidad, la novela exige disciplina»
Elvira Sastre , Escritora

Soledad, herida, tristeza. «La poesía me enseñó a vivir con la tristeza… Me siento a gusto porque es ahí donde encuentro respuestas. Cuando uno está feliz no se pregunta nada, no lo necesita. Sin embargo, cuando estamos mal es cuando nos cuestionamos todo. Ahí es donde encuentro la belleza», explica. En palabras del jurado, «Días sin ti» es «un homenaje al poder de las palabras para curar las heridas escrito con un inocente encanto». Rosa Montero ve en el Biblioteca Breve del 2019 un premio al futuro por la potencia literaria de esta opera prima: «Con su bisturí poético, acaricia y desmenuza las emociones en el aprendizaje del amor y del dolor». Agustín Fernández Mallo valora la gestión de los sentimientos desde dos generaciones, la sabiduría y delicadeza de la autora al abordar el sexo. La librera Lola Larumbe confía en la comunicación de Sastre con sus fieles de la poesía para hacer perdurar los hábitos lectores. Pere Gimferrer compara la carga lírica y reflexiva de Sastre con la Matute de «Pequeño teatro»: «No cuenta un argumento, trata de un tema», subraya. «Precisamente, lo que hacen bellos el amor y la vida es su finitud», añade Elena Ramírez.

Abrumada por tal bagaje de elogios, la ganadora echó mano del laconismo castellano. Su novela se dirige a todos los públicos porque la literatura no conoce género ni edad. Puestos a encontrar un referente, «La delicadeza» de David Foenkinos. Puestos a rendir un homenaje: «El respeto a nuestros mayores, que se ha perdido. En la gente mayor se proyecta nuestro futuro. Cuando veo a mis abuelos me veo a mí misma en ese futuro: por eso la relación con ellos es muy directa y especial, basada en el cariño y el respeto». Puestos a hablar de Elvira Sastre: «En esta novela he puesto nombre y he dado la mano a mis fantasmas, nace de una introspección profunda que sufro desde pequeña».