Barcelona recibe nuevamente la imaginación y la visión del mundo de Magdalena Ares
Barcelona recibe nuevamente la imaginación y la visión del mundo de Magdalena Ares - ABC

La «chusma» argentina aterriza en Barcelona

La artista plástica Magdalena Ares inaugura exposición en Las Cosas de Martínez

BarcelonaActualizado:

Chusma es un tipo de persona que habita cualquier barrio, de cualquier ciudad del mundo. Un ente que flota por encima del resto, gracias a su posición social, física o, quizás simplemente, a su estado mental. El o la chusma se siente por encima del bien y del mal. No le definen los parámetros sociales que utiliza para medir al resto: ríe histéricamente y grita en decibelios más altos. Cualquiera que intente imitarle, se volverá su presa.

Barcelona recibe nuevamente la imaginación y la visión del mundo de Magdalena Ares. Ayer, la artista plástica de Buenos Aires, que ha visitado y trabajado en esta ciudad desde 2013, inauguró «Chusmas», en Las Cosas de Martínez (Diluvi, 5). La galería y centro cultural de Gràcia será este verano la residencia de los irreverentes personajes a través de los que Ares transmite las distintas caras sin filtros de los habitantes de los barrios de la capital de Argentina. Eso sí, los y las chusmas o cotillas pueden parecerle conocidos a más de uno, pues, por las calles de Barcelona, hay más de un personaje similar: la vecina del cuarto, el señor de la ferretería, la madre del compañerito del cole de un hijo o el carpintero de la calle vecina.

abc
abc

«Me inspiro en el día a día, en los espacios cotidianos y en los personajes que veo por la calle o que me rodean», explica. Para plasmarlos, utiliza técnicas mixtas (carbonilla, lápiz, boli, óleo, acuarela, entre otras). También trabaja con telas e hilo para crear figuras de trapo. La exposición estará abierta al público hasta el 12 de julio. Antes de aterrizar en Gràcia, Ares ha expuesto en el ya acaecido Espacio de Arte la Margarita, de la calle Margarit; así también, realizó una residencia en La Place, en el Born; expuso también dos años en Sardinuka estudio, en la plaza de Narcis Oller.

En Buenos Aires, su obra ha estado expuesta en Pabellón IV, Pasaje 17 y Solange Guez; en Menorca, en la Galería Retxa, de Ciutadella. Magdalena, que dirige con una socia el taller Alcachofa Estudio de Arte, en la capital argentina, realizó en 2018 una intervención de arte objeto (#LéemeAquí) en las calles de Gràcia. Este año, lo hará de nuevo: los personajes, que recoge de las calles, volverán a «cotillear» sobre temas actuales. El año pasado, la temática que abordó fue la palabra y el uso del lenguaje para definir la sociedad. Este año, trabaja con las problemáticas que rodean a la maternidad.

Chusma es todo aquel que no se siente fuera de lugar en ningún sitio. Se apodera de playas, escaleras, tiendas de barrio, restaurantes, iglesias y plazas. No pide permiso ni mucho menos perdón. Sus circunstancias no son suyas, sino las del mundo que le parió. Va en automático, no se hace responsable de lo que provoca y siempre tiene la última palabra. Ríe, grita, manotea, llora o todo al mismo tiempo. Sus gestos son tan exagerados como sus ropas, reacciones e historias, para paliar su mentada monotonía. Chusma es aquel que es. «Todos hemos sido chusmas o hemos sufrido el {chusmerío} en carne propia alguna vez, ya sea en la calle, en el trabajo o en nuestra familia», sentencia la artista.