Un grupo de turistas, frente a una terraza de los aledaños del templo de Gaudí
Un grupo de turistas, frente a una terraza de los aledaños del templo de Gaudí - INÉS BAUCELLS

Suspendido cautelarmente el veto a las terrazas en la Sagrada Familia

Un juez respalda al Gremio de Restauración de Barcelona y nueve locales pueden volver a desplegar las mesas

BARCELONA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las terrazas vuelven a tener su espacio en los aledaños de la Sagrada Familia, al menos, de manera temporal. El Juzgado contencioso-administrativo 4 de Barcelona ha suspendido cautelarmente la ejecución de la ordenación singular de las mesas y sillas de establecimientos en la calle, medida puesta en marcha por el Ayuntamiento de Barcelona hace casi un año para despejar los entornos del templo.

La medida había sido solicitada por el Gremio de Restauración de Barcelona, que ayer mismo hizo público el auto en el que queda levantado cautelarmente el veto impuesto por el gobierno de Ada Colau en abril de 2017 en los negocios del barrio. Sin apenas debatirlo, el consistorio estableció diferentes zonas y grados de actuación sobre terrazas y algunos de los locales pasaron a tener menos terrazas o a perderlas directamente. Como contrapartida, se dispusieron plataformas especiales en la calzada para reubicar algunas de las mesas.

Abiertos a negociar

Ahora el juez ha considerado que las terrazas pueden estar desplegadas al menos hasta que termine el proceso judicial abierto. Luego quedará por ver si con la sentencia firme la ordenación queda declarada como ilegal. El Gremio, que se vio obligado a recurrir el plan, se mostró ayer abierto a hablar con el gobierno municipal para intentar pactar una nueva ordenación singular que tenga en cuenta y preserve las actuales terrazas y que, a la vez, contemple la nueva idiosincracia de la zona, que en los últimos meses ha incorporado numerosos cambios de circulación y seguridad.

En concreto, se han hecho efectivas restricciones al tráfico rodado en las calles Marina y Sardenya para descongestionar la zona de los flujos turísticos y también garantizar una mayor seguridad en los accesos al templo deAntoni Gaudí.

El auto, que es recurrible, afecta a nueve terrazas, cuyos titulares fueron notificados a principios de año de la extinción de sus licencias. La justicia reconoce el prejuicio, de difícil reparación, que supone la eliminación de la terraza para un negocio de restauración.

Para el Gremio, esta resolución «abre la puerta a revisar el caso de otras ordenaciones singulares» que también han sido impugnadas, como es el caso de la Rambla del Poblenou. Roger Pallarols, director general del Gremio, valoró muy positivamente en declaraciones a Betevé el auto y destacó que a justicia «pone orden allí donde el Ayuntamiento no lo había puesto».

Los afectados ya empezaron ayer por la tarde a reubicar sus mesas y sillas en las aceras, que durante un tiempo han tenido guardadas en almacenes.