Alberto Villagrasa - Tribuna abierta

Seguridad a subasta

«Albiol, no tiene ningún reparo ni complejo en hablar de su acción de gobierno en materia de seguridad si recupera la alcaldía»

BarcelonaActualizado:

Estamos en plena campaña electoral de las elecciones municipales de la ciudad de Barcelona. El gran problema de Barcelona estos cuatro años ha sido su inseguridad, el incivismo y los problemas de convivencia en la vía pública; por lo tanto, el debate de las posibles soluciones para mejorar la seguridad y el civismo de la ciudad tendría que haber sido un eje central de esta campaña. Y digo tendría porque su debate y la rigurosidad que debe comportar su contenido ha sido decepcionante.

Muchos partidos han hablado prácticamente solo de aumentar la plantilla de la Guardia Urbana: unos que aumentarían la plantilla en 1.000 efectivos, otros en 1.500 y alguno ha salido con la más que estrambótica idea de incorporar efectivos de la brigada paracaidista a la policía municipal de Barcelona. Es verdad que la Guardia Urbana de Barcelona necesita más efectivos, eso es una realidad. Pero además hace falta algo más, falta hablar de los equipamientos policiales que hacen falta y que son necesarios para un mejor servicio de seguridad y prevención; hay que hablar de los medios materiales que necesita la policía de Barcelona para realizar su trabajo de forma más eficaz; falta hablar de cómo mejorar los mecanismos de comunicación entre ciudadanía y policía; o de cómo aplicar las nuevas tecnologías en la prevención y trabajo de la nuestra policía, por ejemplo. La seguridad de Barcelona ha entrado en una subasta electoral a ver quién ofrece más policía, pero además falta hablar de lo que es (conjuntamente con disponer de más policía) lo más importante: el modelo policial para Barcelona.

La discusión sobre el modelo policial a implantar tendría que ser uno de los motivos principales de debate y que ayudase para decidir el voto de aquellos barceloneses que quieren una Barcelona más segura y libre de incivismo y delincuencia. Este debate no se ha dado en campaña en profundidad y casi ningún candidato ha hecho mención a su modelo policial para Barcelona. Salvo alguna excepción puntual, solo algún candidato ha sido capaz de anunciar muy por encima su propuesta; pero el resto no se ha atrevido a entrar al fondo de la cuestión de forma seria y equilibrada. Incluso algún candidato ha tenido algunas ocurrencias sonoras y estridentes pero nada seria y sin contenido; en este caso se ha dado aquello de mucho ruido y pocas nueces. Teniendo en cuenta el problema que tenemos de seguridad en la ciudad y que acabamos el mandato con una Barcelona como la ciudad más insegura de España, la conclusión es que ha sido una campaña muy decepcionante y quién más sale perjudicado de esta situación es Barcelona.

Todo lo contrario de lo que está pasando en Badalona, donde el candidato Popular, Xavier García Albiol, no tiene ningún reparo ni complejo en hablar de su acción de gobierno en materia de seguridad si recupera la alcaldía de Badalona. Habla de forma clara, dando la cara y sin miedo al presentar su programa electoral y su modelo policial para su ciudad. García Albiol seguramente volverá a ganar las elecciones, pero las ganará porque se lo ha ganado a pulso, barrio a barrio, vecino a vecino y no solo con palabras, si no con hechos. Y estos hechos son los que van a hacer que los vecinos de Badalona, en su mayoría, le acaben votando. Los badaloneses ya lo han vivido en primera persona y saben que García Albiol tiene credibilidad; pero también con la última alcaldesa de la CUP vieron como todo se degradaba de nuevo. En Badalona los vecinos tienen claro quién habla de verdad y en serio en materia de seguridad, civismo y convivencia. Y en este caso, si Albiol es alcalde, quién saldrá ganando es Badalona. Alberto Villagrasa

Alberto VillagrasaAlberto Villagrasa