Patio del CCCB, en Barcelona
Patio del CCCB, en Barcelona - ADRIÀ GOULA

Trabajadores del CCCB cuestionan el concurso para la dirección por buscar «un perfil poco internacional»

Las bases publicadas exigen que el candidato acredite el conocimiento de lenguas catalana y castellana pero no experiencia en el ámbito de la gestión cultural

BARCELONAActualizado:

Llevan siete años esperando un concurso público para escoger nuevo director, pero una ahora que la Diputación de Barcelona se ha decidido por fin a cubrir la baja de Vicenç Villatoro a través de un concurso público, los trabajadores del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) no lo ven claro y cuestionan unos requisitos exigidos que, aseguran, desembocarán en «en un perfil profesional que tiene poco que ver con el perfil de dirección de una organización con vocación internacional».

Así lo denunció ayer el Comité de Empresa del centro después de constatar que en las bases publicadas en el Diari Oficial de la Generalitat (DOGC) uno de los requisitos es el conocimiento de las dos lenguas cooficiales en Cataluña en el momento de la presentación de la solicitud. En concreto, las bases subrayan que el candidato deberá «acreditar el nivel de conocimiento de lenguas catalana y castellana exigidos, tanto oral como escrito» y, en el caso concreto del catalán, deberá acreditar un nivel B1 ya sea a través de certificado o de una prueba de evaluación.

Para los trabajadores, es indicativo del «perfil poco internacional que se fija en las bases, el requisito de los conocimientos de las dos lenguas cooficiales en el momento de la presentación de la solicitud» y subrayan que, «una vez más, se prima la función por encima del proyecto que muchos quisiéramos para el CCCB». Y es que la convocatoria, aseguran, «prioriza una serie de requisitos de ámbito de la administración pública y unas funciones que corresponden a un gestor más próximo al perfil de gerencia que al de dirección de un equipamiento cultural con vocación internacional».

En este sentido, más allá del conocimiento de las lenguas oficiales y de acreditar títulos universitarios de grado superior, las bases para la dirección del CCCB, un puesto con una retribución anual de 86.334 euros, esquivan cualquier tema relativo a experiencia en gestión cultural y se limita a aspectos técnicos. «Consideramos que los requisitos que se piden no reflejan la complejidad del puesto de trabajo y las capacidades de liderazgo que requiere el cargo», lamentan los trabajadores.

El comité recuerda asimismo que otras instituciones como el MACBA «dieron el margen de un año para demostrar el aprendizaje de los idiomas catalán y castellano, requisito que quedaba recogido en el contrato de trabajo» y agregan que «dar un margen para el aprendizaje del catalán y el castellano evita la discriminación a los profesionales de ámbito europeo con buenos currículos en la dirección de organizaciones culturales».

Es lo que ha ocurrido, por ejemplo, con Emmanuel Guigon, actual director del Museo de Picasso cuya plaza requería, además de experiencia en gestión cultural y conocimiento del mundo de Picasso, «el conocimiento de las lenguas catalana, española, francesa e inglesa». «Si esto no es posible en el momento de la elección, se le otorgará un plazo máximo de un año para de que demuestre la comprensión y expresión de estas lenguas», añadían las bases del concurso.