Tres de los ejemplares identificados
Tres de los ejemplares identificados - ABC

Nacen seis cachorros de oso pardo en los Pirineos catalanes

Técnicos de Territorio, que el año pasado identificaron a 43 ejemplares en Cataluña, confirman la tendencia al alza de su población

D. C.
BARCELONAActualizado:

En el último año han nacido seis cachorros de oso pardo en los Pirineos catalanes, y en todos los Pirineos la población de osos llegó en 2017 a los 43 ejemplares identificados en Cataluña, Aragón, Navarra y Francia. La cifra es inferior a los diez nacimientos de 2016, cifra récord desde que se ha reintroducido este animal en la zona.

Según han informado desde del departamento de Territorio, el grueso de la población (41) se localiza en la zona central, que incluye una superficie de unos 4.000 kilómetros cuadrados que abarca el Pirineo de Lleida y Aran, Garona y la Arieja. Los otros 2 ejemplares se han localizado en los Pirineos atlánticos, aunque también se han acercado a los Pirineos centrales.

En los últimos años, la distribución de osos en los Pirineos se ha ampliado, pasando de estar presentes en un área de 3.800 kilómetros cuadrados en 2015, a ocupar 4.900 en la actualidad. Concretamente, en Cataluña en 2017 se identificaron 25 ejemplares (10 machos, 12 hembras y 3 con sexo no identificado).

Tal como explican desde Territorio, las cifras corroboran la tendencia al alza de la población que ha ido creciendo en los últimos años, pasando de 31 individuos en 2014 y 32 en 2015, a 41 en 2016.

43 ejemplares identificados

En todos los Pirineos el 2017 nacieron 7 cachorros de 4 hembras: 2 de Caramellita, 2 de Isil, 2 de Plume y 1 de Chataigne, de los que seis lo hicieron en Cataluña, concretamente los de Caramellita, Isil y Plume. Así, además de los 7 nuevos cachorros, los 43 ejemplares identificados en 2017 se dividen en 21 adultos y 15 subadultos de 2, 3 y 4 años.

Asimismo, la ausencia de datos en los últimos dos años ha hecho que en 2017 se den por desaparecidos dos individuos: el macho Moonboots y la hembra Patoune. En referencia al macho Pyros, las cámaras lo captaron por última vez a finales de marzo y principios de abril del año pasado.

En referencia a los ataques protagonizados por osos, durante el 2017 se contabilizaron entre mayo y septiembre 29 sobre rebaños y 17 sobre panales de abejas. La mayoría de los ataques, excepto 3, se llevaron a cabo en zonas de la Val d'Aran y afectaron a un total de 177 ovejas, 1 cordero, 3 cabras, 2 yeguas y 1 potro, así como 46 panales y 18 núcleos.

En este sentido, para hacer compatible la actividad económica con la consolidación del oso pardo en el Pirineo, se ha puesto en marcha el programa Piroslife con el objetivo de impulsar una serie de medidas preventivas que minimicen las afectaciones de este animal salvaje.

Algunas de las medidas se basan, principalmente, en la agrupación de rebaños, la contratación de pastores, el cierre y protección de los rebaños por las noches y el mantenimiento y refuerzo de las vallas de protección para las instalaciones de apicultura