Detalle de la pieza hallada con una reproducción del grabado
Detalle de la pieza hallada con una reproducción del grabado - UB

Grullas, grabados y sílex: así nació el arte narrativo hace 12.500 años

Investigadores de la Universidad de Barcelona hallan una «obra maestra» del paleolítico en un yacimiento de Tarragona

BarcelonaActualizado:

Hay que echarle imaginación, sacar a pasear la visión Rayos-X y, ya puestos, achinar al máximo los ojos para intuir algo más una pared blanquecina y porosa, pero ahí está, grabado en una piedra calcárea de treinta centímetros de longitud, un hallazgo sin casi precedentes. «Una pieza excepcional», asegura el director del Seminari d'Estudis y Recerques Prehistòriques (SERP) de la Universidad de Barcelona, Josep Maria Fullola. «Una obra maestra de la prehistoria europea», añade, a su lado, la doctora Inés Domingo, investigadora de la Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados (ICREA) y miembra del SERP.

A la prensa gráfica no le queda más remedio que confiar en la palabra de los investigadores y disparar un poco al tuntún siguiendo el esquema que, justo al lado del hallazgo, reproduce tan excepcional escena. Esto es: animales y seres humanos interactuando en una creación artística de hace 12.500 años que investigadores de la UB desenterraron en 2011 en el yacimiento tarraconense de Hort de la Boquera, en el municipio de Margalef de Montsant, y cuyo caso se acaba de publicar ahora en la revista «L'Anthropologie». «Sólo existen tres escenas comparables en toda Europa», destaca Domingo mientras recuerda hallazgos similares en Lascaux y Gönnersdorf.

Lo excepcional del caso, añade la investigadora, se debe tanto a los protagonistas como a la composición de una escena que presenta a dos figuras humanas que siguen (o persiguen) a otros dos animales identificados por los investigadores como una grulla europea y su cría. «Las aves no eran tan frecuentes del arte paleolítico como las cabras, los ciervos y los caballos», apunta el profesor de Prehistoria, Jordi Nadal. «Es una obra maestra de la prehistoria europea y también humana, ya que si hay algo que nos hace humanos es la capacidad para producir arte», constata Domingo.

Los investigadores de la UB, durante la presentación de la pieza
Los investigadores de la UB, durante la presentación de la pieza - UB

La escena, grabada en la piedra con un buril de sílex y sometida durante estos años a un complejo proceso de limpieza, restauración y recreación en 3D, aporta también nuevas pistas sobre el nacimiento del arte narrativo durante el periodo Magdaleniense y alumbra ese momento de transición entre la representación de grupos de hombres y animales sin relación alguna y la eclosión del arte rupestre levantino. «Se trata de de una de las pocas escenas encontradas en Europa que empiezan a apuntar el nacimiento del arte narrativo en Europa», explica la investigador.

Además, añade, tras el perfil de esa grulla de «cuello sinuoso, pico pequeño y patas alargadas» y esos dos hombres de trazos esquemáticos se esconden también avances significativos en el «mundo simbólico de los humanos paleolíticos». Y es que, por más que la falta de referentes dificulte la interpretación de la obra, los investigadores creen que la escena podría tener que ver con la caza y la maternidad. «Lo que sí que nos dice la pieza es que en aquella época no valoraban a los animales únicamente como presas de caza o alimento, sino que había también cierta admiración; tenían un valor simbólico», explica Domingo.

«Recuerdo que lo primero que hicimos fue llamar a Barcelona para decir que nos había salido una pieza rarísima»; explica Pilar García Argüelles, directora de una excavación que, desde 1998 y con unos 50 centímetros excavados, ha sacado a la luz más de 34.000 restos arqueológicos entre huesos de caza, herramientas y caracoles.