Pintadas en los vestuarios de la cárcel de Brians 1 con amenazas hacia el hasta ahora director, Josep Font
Pintadas en los vestuarios de la cárcel de Brians 1 con amenazas hacia el hasta ahora director, Josep Font - Justicia

Dimite por amenazas de muerte el director de la cárcel catalana de Brians

Sindicatos de prisiones pedían desde hacía meses su dimisión, acusándole de despotismo y molestos con la instalación de cámaras en la cárcel

BarcelonaActualizado:

El director de la cárcel catalana de Brians 1, de Sant Esteve de Sesrovires (Barcelona), Josep Font, ha dimitido hoy miércoles, solo 15 meses después de su nombramiento, tras haber recibido amenazas de muerte y coacciones.

Hacía meses que algunos sindicatos reclamaban su dimisión, acusándole de dirigir el centro penitenciario de manera despótica. En varias ocasiones aparecieron pintadas y amenazas contra él. Según la Consejería además, «de repente se han triplicado las bajas de personal de régimen interior» de la cárcel. Sugiriendo así que hay una huelga encubierta.

La Consejería de Justicia de la Generalitat considera inadmisibles estas prácticas e invita a los autores a hacer una «reflexión profunda». Los Mossos d'Esquadra y la Inspección de los Servicios Penitenciarios trabajaban para dar con los autores.

Además, desde Servicios Penitenciarios, aseguran que cuando se designe un sustituto «cambiará la dirección pero se mantendrán las políticas». La Consejería pone énfasis en que durante el mandado de Josep Font se redujeron un 30 por ciento los internamientos en el departamento de régimen cerrado y se han instalado cámaras de seguridad.

La dimisión se ha producido a primera hora de la mañana de hoy miércoles. Según la consejera de Justicia, Esther Capella, el malestar de los funcionarios se debe a la decisión de Font de instalar cámaras para controlar espacios con poca visibilidad. «¿A quién no le puede interesar que un centro penitenciario tenga garantías?», se ha preguntado en declaraciones a TV3.

El departamento de Trabajo iniciará una mediación, a petición de la Consejería de Justicia, con los funcionarios «como gesto para reconducir la situación».