Detalle de la zona cero del terremoto de este miércoles
Detalle de la zona cero del terremoto de este miércoles - ICGC

Cataluña registra un millar de terremotos al año

Solo el 10% de ellos suelen ser percibidos por los ciudadanos, como el de este miércoles en el Urgell que ya acumula unas 150 réplicas

BarcelonaActualizado:

La cifra seguramente sorprende a muchos. Cataluña suele registrar en torno a un millar de movimientos sísmicos al año, aunque los percibidos, como el de este miércoles en Ribera d’Urgellet (que fue el más potente en lo que llevamos de milenio), no suelen superar la decena. Así lo confirma a ABC Josep Batlló, miembro de la unidad de sismología del Instituto Cartográfico y Geológico de Cataluña (ICGC), que aunque reconoce el cierto peligro sísmico en territorio catalán rebaja cualquier temor recordando que la zona sufre más los efectos de otros fenómenos a priori no tan angustiosos como las tormentas o las inundaciones.

El Pirineo y toda la costa catalana son, con diferencia, las dos zonas con más intensidad sísmica, aunque de todos los Pirineos la zona francesa de Lourdes es la más activa. En España, sin embargo, la cordillera bética (Granada, Almería y Murcia) es la que registra más intensidad y luego la seguiría la del Pirineo catalán, en ambos casos con mucha menos actividad que la que registra Italia.

Con todo, Batlló remarca que episodios con una intensidad mayor al 4 (como los 4,5 de ayer en el Alt Urgell) suelen verse en Cataluña cada dos o tres años. Los de magnitud 3, ya perceptibles por la población y que pueden empezar a causar daños, son más habituales y se registran tres o cuatro al año.

Más de 150 réplicas

El ICGC sigue todavía al detalle la serie sísmica de este miércoles por la tarde, con su magnitud máxima de 4,5 en Ribera d’Urgellet. Los técnicos llevaban, al mediodía de este jueves, más de 150 réplicas detectadas y en la estación sísmica de Organyà, una de las más próximas a la zona cero, los movimientos, aunque imperceptibles para la población, se han llegado a repetir con una intensidad cada diez minutos. Eset juves ya iban a la baja.

“En la zona epicentral prácticamente todos lo notaron, aunque en plena calle es difícil de identificar”, remarca Batlló. Por suerte, no se conocen daños materiales, aunque los temblores fueron altamente percibido e incluso los sismógrafos de Portugal, Italia o Bélgica lo detectaron.

De hecho, a pesar de que el epicentro fue una zona poco poblada, más de 1.300 personas habían respondido ya a la encuesta online que el ICGC habilita habitualmente para conocer más detalles de los seísmos apreciados en Cataluña. «No podemos predecir pero tenemos que intentar prevenir», apunta Batlló, que señala que con los datos recogidos se pueden mejorar las medidas preventivas de actuación.

El seísmo de 2015 frente al golfo de Rosas en plena la madrugada o la intensa serie seguida de 2017 en el Alto Urgel, con más de 1.000 terremotos solo allí, son los últimos casos sismológicamente más destacables. Además, históricamente, Cataluña vivió un terremoto catastrófico hace 500 años: en 1427 uno dejó miles de víctimas mortales en la zona de Ripoll, Camprodón y Olot. Batlló, que lo recuerda, sentencia: «¿Existe peligro sísmico en Cataluña? Claro, no lo podemos negar. Pero es muy difícil que pase una desgracia de estas características».